Una inesperada hoguera de vanidades

Las supermodelos de hoy (Gigi y Bella Hadid, Kendall Jenner) quedaron expuestas por su actividad habitual: promocionar productos en redes sociales (Instagram) a través de su imagen y su reputación de manera displicente. O negligente.La cuestión tiene estatus legal y atractivo en la industria del entretenimiento: esta semana se estrenaron dos documentales en los que se las ve bajar de yates, bailar en bikini, beber con extraños, para dar a conocer un festival que se convirtió en una estafa con condena legal. La presentación en streaming de La mejor fiesta que nunca existió (Netflix) y El fraude Fyre (Hulu) pone el foco en el villano (el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba