Industria plástica: entre los elevados costos y el desafío del reciclaje

 
EXTRACTO GRATUITO

Complicado tanto en el frente interno como en el externo, el sector de la industria plástica no está en su mejor momento. Y un dato lo demuestra en forma contundente: en los últimos dos años y medio se perdieron unos 2000 puestos de trabajo, aproximadamente un 3% de la plantilla total, que el año pasado se calculaba cercana a los 54.500 empleados.Ese número, aportado a LA NACION por la Cámara Argentina de la Industria Plástica (CAIP), está vinculado con otros, que reflejan cómo le va a este segmento en cuanto a una variable que no da bien para la economía en general: el consumo estaba, en 2015, en 45 kilos por habitante. Un año después, bajó a 40,9 kilos. Y en 2017 recuperó un poco hasta llegar a los 41,9 kilos.El packaging, que representa la rama de mayor producción dentro de la actividad, con un 45,5% del peso total, "ha caído notablemente", según detalla Antonio Paolini, presidente de la cámara sectorial. "La apertura económica hace que entre mucho material y producto terminado desde el exterior, pero también hubo una caída por la demanda de la producción nacional, especialmente en el sector de alimentos", detalla.Los números en rojo del consumo no solamente achicaron la demanda, sino también el envase que sí se consumió. "Los fabricantes de alimentos, para mantener su competitividad, pasan de packaging más rígido a flexible, lo que significa menos plástico", dice Paolini.Las otras ramas de mayor peso son la construcción (13%), la eléctrica y electrónica (10%) y la automotriz (8%). El primer caso es una de las pocas a las que les fue bien en estos dos años, indica Paoloni, mientras que en la venta de automóviles, si bien hubo un crecimiento, la gran mayoría se fabricó con material importado, detalla el presidente de la CAIP.Paolini admite la existencia de fricciones en la cadena productiva. Explica que las compañías del rubro de plásticos no son formadoras de precio, pero que sin embargo compran materia prima dolarizada -hidrocarburos- a multinacionales que se comportan como "oligopolios".El Mercosur, además, tiene un problema coyuntural, según detalla el directivo: "Tenemos una barrera arancelaria para las materias primas que está en el 14%. Entiendo que está muy bien proteger a una industria, la petroquímica, pero ¿cómo quedamos los transformadores?".El ejecutivo también se queja de las altas tasas de interés, que afectaron a la industria porque "hoy todas las empresas del sector buscan consumir sus inventarios y no reponer".Onda...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA