La industria de la moto vive un momento de repunte

En tiempos de pandemia y cuarentena, la industria local de la moto vivió sensaciones encontradas. Por un lado, este año sus ventas están mejor de lo que se esperaba; la búsqueda de comprar bienes durables frente a las limitaciones para acceder al dólar la favorece, y lo mismo ocurre con las restricciones al uso del transporte público. Pero, por otro lado, el Covid-19 hizo que sus fábricas se paralizaran tres meses, que se demoraran pedidos de piezas importadas y que se ralentizara la producción. En este contexto, el Gobierno anunció el plan "Mi circuito moto", que busca darle impulso al sector.Se trata de un sector que cuenta en el país con 16 fábricas y que emplea a 13.200 personas (322 corresponden a fabricantes; 2000, a motopartistas, y 8000, a concesionarios). Además, esta actividad ha aumentado la integración local de su producción; en la actualidad 90% de lo que se fabrica en el país tiene partes nacionales (se estima que el porcentaje de ese componente, en valor, es de 30%).Lino Stefanuto, presidente de la Cámara de Fabricantes de Motos (Cafam), dice que 2020 empezó mal y empeoró en los tres primeros meses de la cuarentena, pero a partir de junio empezó la recuperación. "La buena noticia es que en septiembre y octubre superamos los patentamientos de esos meses de 2019. Mientras que a principio de año proyectábamos ventas por 200.000 unidades, ahora estimamos que serán 270.000", comenta.Stefanuto acota que, si bien la pandemia fue una desgracia, ayudó en cierta medida a generar una sobredemanda de motos. "Esto se explica por dos factores: la imposibilidad de usar el transporte público hizo que la gente se volcara a comprar su propio vehículo (que en muchos casos fue una moto) y la obligación de quedarse en la casa originó una explosión de delivery, que se mueve básicamente en motocicleta", subraya.Jorge De Titta, presidente de la Cámara Argentina de Concesionarios de Motos (Cadecom), ratifica que el año será mejor de lo que se esperaba en un principio, pero refiere que por el lado de la oferta están un poco atrasados. "Esto se debe a que en los tres primeros meses de la cuarentena no se hicieron pedidos de importación de motopartes, por la incertidumbre general. Recién se reactivó eso en mayo, pero los envíos tardan unos seis meses en llegar, con lo cual el repunte de la producción se verá recién en diciembre", explica.En este contexto, ya está listo para instrumentarse el programa de estímulo oficial a la venta de motovehículos...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba