Incorporan tecnología para tratar los líquidos de la basura

 
EXTRACTO GRATUITO

La disposición final del área metropolitana de Buenos Aires sumó una nueva tecnología para el tratamiento de los lixiviados, los líquidos que exudan las 64 millones de toneladas que fueron enterradas en el relleno sanitario Norte III desde 1994. Gracias a la incorporación de nanotecnología, se consiguió una filtración superior de los líquidos, lo que permite obtener un agua con mejor calidad ambiental, que luego se utiliza para el riego de caminos y espacios verdes del complejo que funciona en José León Suárez.

La planta, que comenzó a funcionar a pleno hace 15 días, trata y purifica 2000 m3 de líquidos lixiviados por día y es la más grande del continente. El complejo es parte del sistema de disposición final de residuos de la Coordinación Ecológica Metropolitana Sociedad del Estado (Ceamse) que administran la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, y que gracias a una adecuación en los módulos de enterramiento prolongará su vida útil por cinco años más.

En Norte III depositan la basura la Ciudad y 27 partidos del conurbano y está emplazado en terrenos de los partidos de Tigre, San Miguel y San Martín. Por día se procesan allí unas 15.000 toneladas diarias de basura.

Hace menos de dos años, el futuro de este complejo ambiental ponía en jaque el destino final de las 5000 toneladas diarias de basura que se generan en la Ciudad. Aunque el Poder Ejecutivo nacional no autorizó la cesión de terrenos de Campo de Mayo, el plan de reducción de residuos porteño sumado a la adecuación de un nuevo módulo le dio aire al conflicto.

Respecto de la planta de tratamiento de líquidos, se explicó que se trabajó con distintas tecnologías hasta llegar al instalado hoy. "El principio es bastante simple: la membrana actúa como un filtro muy específico que deja pasar el agua, mientras que retiene los sólidos suspendidos y otras sustancias. La membrana funciona como una pared de separación selectiva. Ciertas sustancias pueden atravesarla, mientras que otras quedan atrapadas en ella", indicó Leonardo Maceiras, gerente de Operaciones de Ceamse.

Las aguas primero se estabilizan en unas enormes piletas para que cumplan con los parámetros para ser tratadas. Los residuos que están enterrados desde 1994 siguen generando líquidos. Se calcula que la basura una vez enterrada exuda los lixiviados, por lo menos, durante 30 años. Esta nueva planta complementa a las que funcionan desde hace años y, en total, procesan 4500 m3 por día.

Hugo Bilbao, titular del Organismo para el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA