Una incómoda planilla que arruinó las vacaciones de unos cuantos

 
EXTRACTO GRATUITO

Ya casi todos saben lo que no tienen que contestar. Cuando Guillermo Moreno, el funcionario más poderoso que tiene la presidenta Cristina Kirchner, pregunta entre empresarios a dónde se irán de vacaciones, la mayoría habla de Mar del Plata, Necochea, Pinamar, Mendoza. Me parece muy bien -alentó días atrás entre ejecutivos de consumo masivo-. Nada de Punta del Este, de sacar divisas del país. Con Moreno nunca se sabe, pero se supone que fue en broma. Así lo tomaron sus interlocutores.Hay, con todo, chistes que causan menos gracia en las corporaciones. La semana pasada, la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa) recibió las mismas planillas que hace 15 días venían recibiendo empresas y cámaras de distintos rubros como el petrolero. Son enormes listados de datos que los destinatarios deben llenar con detalle: exportaciones, importaciones, estructura de costos, resultados, margen por concesionario, análisis de flujo. El requerimiento no abarca sólo 2011, sino las cifras de los últimos diez años.Algunos se han atrevido a preguntar el porqué de la exigencia, pero desde la Secretaría se les contesta con escasa precisión. El Gobierno necesita esa base de datos, responden, para próximos planes de competitividad que serían anunciados en el futuro y que irán, como anticipó la Presidenta en la asunción ante el Congreso, sector por sector. Sintonía fina. Otros ni preguntan.Los sondeos no discriminan. O sí, en rigor: entre las petroleras, la única que no recibió el formulario es Shell, objeto del llamado de Néstor Kirchner al boicot en 2005. Su presidente, Juan José Aranguren, viene de acumular en estos años 57 causas penales en su contra como consecuencia de presentaciones de la Secretaría de Comercio Interior. Ni las melodías del Puma Rodríguez, contratado por Carlos Bulgheroni para su multitudinaria fiesta de fin de año en la Rural, lograron atenuar la desazón en que cayó el sector con esas planillas. ¿Por qué no a Shell? ¿Acuerdo entre Moreno y la Corona Británica? Nunca se sabe, pero esa discrecionalidad, las arbitrariedades y la nula información están creando divisiones entre empresarios. ¿Qué determina a quién le toca? Algunas automotrices destilan ya malhumor en Adefa. "Acá, cada uno arregla por su cuenta con Moreno y con Paglieri [Beatriz] sin decirle al resto", protestaron en una de estas compañías. Mas que nunca, la vara no es la misma.Todo se agrava, además, porque los fabricantes de autos acumulan muchos asuntos pendientes. Hay empresas que llevan dos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA