El Incaa, un organismo que funciona como una gran familia

 
EXTRACTO GRATUITO

El Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) es como una gran familia. Liliana Mazure, presidenta de ese ente hasta que asumió como diputada nacional, fue en los 80 pareja de Jorge Topo Devoto, uno de los productores del documental Néstor Kirchner, la película, una de cuyas tres versiones fue dirigida por Paula de Luque, ex esposa de Jorge Coscia, uno de los antecesores de Mazure al frente del organismo de fomento del cine, que tiene 767 empleados, 353 de planta permanente y 414 de planta temporaria. En España, el ente similar tiene 200 empleados.

Mazure llegó al Incaa en 2008 luego de un allanamiento en la sede del instituto, tras una denuncia contra su predecesor, Jorge Álvarez. Para entonces, ya había creciedo el escándalo de los "tercero J" (que venían de las gestiones de Coscia 2003-2005 y el propio Álvarez). Bajo un ítem poco preciso de la ley del cine (que da nombre al beneficio) se repartieron "excepcionalmente" millones de pesos en subsidios directos cuyo destino aún investiga el juez Claudio Bonadio. Algunos de los productores beneficiados nunca presentaron las películas subsidiadas.

Los actuales colaboradores de prensa de la diputada Mazure, que siguen al frente de la comunicación del Incaa, destacan que los "tercero J" se terminaron durante su gestión. Entre 2003 y 2008, el Incaa repartió 189 subsidios, 49 millones de pesos en concepto de "tercero J". "La mayoría de esas películas no existen", afirma el abogado Julio Raffo, especializado en derecho del cine y dirigente de Proyecto Sur, el partido de Fernando...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA