Inadmisible desinformación sobre la salud presidencial

 
EXTRACTO GRATUITO

http://www.lanacion.com.ar/la-salud-de-cristina-t47663para proceder a la eliminación de un hematoma en su cabeza, producto de una caída que sufrió el 12 de agosto último, y de la cual la ciudadanía sólo se enteró en la noche del sábado pasado, cuando el vocero presidencial informó, en forma más que escueta, parcial y lacónica, http://www.lanacion.com.ar/1626851-favaloro-ahoraAnte estos hechos caben varias consideraciones. La primera, esperar una pronta y completa recuperación de la Presidenta. La segunda, subrayar que a estas alturas del siglo XXI, cuando nadie discute esa gran verdad que sostiene que la salud de cualquier gobernante es siempre una cuestión de Estado, resulta inadmisible el secreto en el que el Gobierno mantuvo el golpe sufrido por la Presidenta hace ya casi dos meses, golpe que finalmente la condujo a la mesa de operaciones. Por eso, en este punto planteamos nuestra tercera consideración, que es un interrogante: a la luz de la evolución de los hechos, ¿goza la primera mandataria de una adecuada atención por parte de su médico de cabecera? Cabe plantearse, también, otro interrogante: dada esta política de ocultamiento, ¿está la sociedad siendo informada en forma cabal y completa sobre la salud presidencial? Todo parece indicar que no.Finalmente, queda de manifiesto el grosero error que cometió Cristina Kirchner cuando, sin consultar con nadie, eligió como su compañero de fórmula presidencial a Amado Boudou, una persona de dudosos antecedentes, impopular, prepotente e inmersa en varias causas judiciales en las que se investiga si cometió actos de corrupción. Ayer, la fuerza de los acontecimientos colocó a este personaje en el medio de una escena que muy lejos está de llevar tranquilidad a la población y a todo el espectro político, incluido el oficialismo: la firma, ante la presencia del escribano mayor de Gobierno, del acta de traspaso de mando que le otorga el ejercicio interino del Poder Ejecutivo.Como no podía ser de otra manera, Boudou se equivocó mucho al afirmar ayer, en una de las primeras frases con las que estrenó el ejercicio interino de la Presidencia, que no existe "ningún tipo de incertidumbre ni cuestión rara" respecto de la salud presidencial. Por el contrario, existe una gran incertidumbre porque lo cierto es que dista de saberse cuál es su verdadera condición. No se trata de planteos alarmistas. Como han...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA