Sentencia de CAMARA FEDERAL DE CORRIENTES, 15 de Marzo de 2018, expediente FCT 003730/2016/CA002

Fecha de Resolución15 de Marzo de 2018
EmisorCAMARA FEDERAL DE CORRIENTES

Poder Judicial de la Nación CAMARA FEDERAL DE CORRIENTES FCT 3730/2016/CA2 Corrientes, quince de marzo de dos mil dieciocho.

Visto: los autos “S.ón ley 22.415”, E.. Nº

FCT 3730/2016/CA2 del registro de este Tribunal, provenientes del Juzgado

Federal Nº1 de Corrientes.

Considerando:

Que ingresa este legajo recursivo a la alzada en virtud del recurso de

apelación interpuesto a fs. 115/124 por el apoderado del Sr. Santoro Vicente

Pablo contra el Auto Nº823 de fecha 31 de octubre de 2016, obrante a fs. 110/113,

por medio del cual el juez de anterior grado dictó auto de procesamiento sin

prisión preventiva al encausado por considerarlo autor de la conducta

presuntamente delictiva consistente en la adquisición y recepción de las

mercaderías de origen extranjero, en los términos del art. 874 apartado primero,

inc. d) de la ley 22.415 y trabándole embargo sobre sus bienes por la suma de

pesos treinta mil ($30.000).

El recurrente cuestiona que la resolución se funda en los testimonios de los

testigos como elementos de convicción cuando se contradice con otras

constancias del expediente, señalando inconsistencias entre ellos; así el testimonio

de la gendarme R. quien expresó que le pidieron que se detenga cuando en

realidad afirma que su defendido se detuvo solo según el testimonio de otro

gendarme al que cita. Refiere además a lo manifestado por la misma gendarme

sobre el lugar del vehículo donde estaba la mercadería cuando no hubo tomas

fotográficas que lo acrediten; que S. le manifestó que traía cien protectores

según el acta y sin embargo el gendarme C. manifestó que S. dijo que

llevaba 10 o 15 protectores; que la gendarme R. no mencionó valijas,

bolsos ni otros elementos de traslado y que el otro gendarme manifestó que la

totalidad de la mercería se encontraba en una valija personal. Agrega que su

defendido no tuvo la intención de ocultarla sino que la adquirió de buena fe para

llevarla a uno de sus hijos para vender en un comercio familiar. Considera que el

procedimiento se hallaba plagado de irregularidades, que la testigo Juana Rosa

Delgado y el otro testigo manifestaron que los gendarmes les mostraron paquetes

que les dijeron eran objetos de celulares y que luego los llevaron a firmar el acta,

que no expresaron cuántos paquetes, que no vieron cuándo las cosas las sacaron

del auto sino que ya estaban en una galería en la garita de los gendarmes por lo

que considera que pudieron haber declarado sobre paquetes que no eran de su

defendido. Cuestiona que no conste en la resolución que conforme la indagatoria

tenía en su poder dos celulares marca B. y la factura de compra de la mercadería

incautada y que esos elementos no constan en el acta de secuestro. Concluyendo

que por lo dicho el procedimiento estuvo plagado de falsedades y que los

elementos mencionados en la resolución no son suficientes para procesar a su

defendido sobre un delito que no cometió como tampoco para incautarle su

vehículo. En otro orden se agravia que el imputado acompañó certificado de

discapacidad de su hijo ya que el vehículo es utilizado para su traslado, y una

factura por un protector igual a los incautados que arroja un valor de $50, sin

embargo ni el fiscal ni el juez a quo se expidieron sobre ello. Por ello el delito de

encubrimiento de contrabando no es viable y en el peor de los casos constituiría

una infracción aduanera, ya que solo puede inferirse que se trasladaba y tenía

injustificadamente la mercadería. Refiere que la resolución solo tiene en cuenta el

aforo practicado por la Aduana de Posadas, que no es correcto y es muy superior

al del acta de constatación notarial Escritura Nº184 del 06/09/2016 que ni fue

mencionado en el decisorio y que determina que el valor de cada vidrio es de $40

según fuera realizada en el lugar de compra de los 1520 vidrios templados,

constatándose el valor de venta unitario y mayorista. Refiere que se consideró que

el valor del aforo superó el monto previsto por el art. 947 del CA, omitiéndose

aplicar el art. 953 del CA que ordena actualizar los montos que constituyen los

limites monetarios para la configuración del delito. Cuestiona que el juez a quo

Fecha de firma: 15/03/2018 Alta en sistema: 16/03/2018 Firmado por: R.L.G., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.G.S., JUEZ DE CAMARA Firmado(ante mi) por: C.O.G., SECRETARIO DE CAMARA #28585516#201237501#20180315091338863 haya omitido expedirse sobre pruebas aportadas por la defensa especialmente en

lo que respecta al valor minorista y mayorista de la mercadería. Por lo que se

agravia de la calificación en tanto por la sola manifestación de un agente de la

aduana bastó para darle el carácter de contrabando simple y no de infracción

aduanera que correspondería. Señala que se menciona la ilegalidad del ingreso de

mercaderías al país, cuando al momento del procedimiento el imputado tenía la

factura de compra que no se mencionó en el acta de procedimiento ni fue

agregada a la causa al único efecto de agravar la situación y secuestrar una

camioneta último modelo. Hace notar que la ley 25.986 fue publicada en el B.O.

del 05 de enero de 2005 y que la actualización debe hacerse desde esa fecha hasta

el 31 de octubre de 2015, monto que debe regir desde el 1º de enero de 2015 hasta

el 1º de enero de 2016, explica que se tomó el importe de $100.000 como límite

monetario cuando de acuerdo a la normativa vigente debió tomarse el importe

actualizado conforme los índices oficiales lo que da la pauta que el valor de la

mercadería secuestrada está por debajo de los valores de mercado. Explica que el

aforo es un acto administrativo tendiente a verificar el valor de la mercadería, lo

cual significa que contrasta con otros elementos objetivos de mercado, sin

embargo en el expediente ocurrió todo lo contrario, por lo que la aduana ha

impuesto un valor falso que no surge de ningún dato objetivo. Entiende que el

tipo penal aplicado no es congruente con el hecho descripto como base de

imputación, ya que S. fue detenido en la ruta transportando mercaderías,

cuyo ingreso a territorio nacional consta mediante informe de migraciones

agregado a la causa y que demuestra que no se ha realizado en los días previos al

momento de la detención, sino mucho antes y sobre el cual hemos manifestado

incluso que fue adquirido en la placita pública en la ciudad de Posadas y que al

momento de su detención llevaba consigo factura de compras de las mercaderías

y dos celulares que no fueron enumerados en el acta. En este caso para la

introducción de vidrios templados para celulares no es necesario salir del país

para comprarlos y que como consecuencia del carácter definitivo que se le otorga

al aforo, mientras que se pretende purgar el error informado telefónicamente, sin

expedirse sobre elementos determinantes en el valor económico de la mercadería

secuestrada. Por lo que no puede sostenerse que haya intervenido en calidad de

autor del delito de encubrimiento de contrabando cuando se ha demostrado su

valor mediante acta de constatación realizada en el puesto del mercado

paraguayo.

Al contestar la vista a fs. 131 el F. General del cuerpo manifiesta que no

adhiere al planteo recursivo en trato y a fs. 133/143 y vta. se agrega el memorial

sustitutivo del informe oral, en el que se ratifican todos y cada uno de los agravios

expresados oportunamente al interponer el recurso.

Al entrar en el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR