El impuesto impactará en las tasas de interés menos que el apretón del BCRA

 
EXTRACTO GRATUITO

El fin de la exención del impuesto a las ganancias a ingresos originados en rentas financieras de las personas físicas tendrá un impacto marginal sobre las tasas de interés bancarias básicamente porque no activará un masivo reacomodamiento de carteras de inversión y dado que el universo de contribuyentes afectados por la generalización representa sólo el 8% de los residentes que invierten en plazos fijos, bonos o Letras del BCRA (Lebac), la clase de activos que pasan a estar alcanzados.

Así coincidieron en diagnosticarlo distintos analistas y fuentes del sistema consultados por LA NACION, para quienes el gravamen no cambia la dinámica que muestra el mercado desde hace meses, a menos que, por temor o bronca, los inversores alcanzados decidan pasarse masivamente a dólares para atesorarlos tratando de dejarlos fuera del alcance del fisco (colchón o cajas de seguridad) para evitar la tributación, lo que ven poco probable.

En este sentido, en los bancos advierten que la tendencia al alza que ya empezaron a mostrar las tasas pasivas (que promedian 19% para plazos fijos minoristas y superan el 22% para grandes imposiciones) y comienzan a trasladarse a algunas activas (las de los créditos) deviene de las condiciones monetarias mucho más restrictivas que decidió aplicar el Banco Central (BCRA) para fin de año. Esto es, que no permitirá más el cómputo trimestral de los encajes para lograr un control más estricto de la liquidez, algo que derivará en un brusco aumento temporal en el costo del dinero del que los bancos ya buscan cubrirse.

"Esa medida se aplica cuando el mercado enfrenta el mayor pico de demanda de dinero del año. Diciembre y comienzos de enero será un período complicado, lo que provocará un reacomodamiento en las tasas", advierten desde el sistema.

Al mencionar la "dinámica del mercado", los analistas se refieren a una tendencia general de ir hacia tasas pasivas y activas algo más elevadas que ya se está verificando y tendería intensificarse a fin de año "y no por culpa del impuesto".

"A las entidades se les están comenzando a acabar los mullidos colchones de liquidez con que contaron por años, ante el sostenido auge de la demanda de crédito del sector privado (+49% interanual) en general y la del hipotecario (+81,4%) en particular. Eso los obliga a retribuir con mejores tasas a los depositantes, costo que intentarán trasladar a las tasas de crédito en la medida en que el mercado se lo permita, porque está muy competitivo. Pero ese...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA