Importancia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos

La presidenta de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Cecilia Medina Quiroga habló con DW-WORLD sobre la situación de los Derechos Humanos en América Latina y las dificultades en la recaudación de pruebas.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) comenzó el 7 de julio pasado la audiencia en el caso de Rosendo Radilla Pacheco, un activista mexicano que supuestamente desapareció en un retén militar el 25 de agosto de 1974. Los hijos del desaparecido, Tita y Rosendo, llevaron el caso a la justicia interamericana en 2001 y a principios de 2008 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) lo remitió a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, con sede en Costa Rica. Radilla, un músico que componía temas en honor a los guerrilleros Lucio Cabañas y Genaro Vázquez, fue detenido ante testigos a la edad de 60 años en la localidad de Atoyac de Alvarez, en el sureño Estado de Guerrero. Desde entonces se desconoce su paradero.

El caso coloca al Estado mexicano por cuarta ocasión el banquillo de los acusados y es uno de los muchos casos que lleva la Corte desde 1979, un año después de que entrara en vigencia la Convención Americana de Derechos Humanos. “Hemos ido avanzando lentamente pero de manera muy consistente con la influencia que estamos teniendo en los Estados que son parte de la Convención”, afirma la presidenta de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Cecilia Medina Quiroga, en conversación con DW-WORLD.

Casos de impunidad

La jurista chilena afirma que inicialmente la corte recibió muchos casos que provenían de dictaduras, que habían quedado pendientes porque no se había hecho ninguna investigación. Se trataban de casos de impunidad ante desapariciones, ejecuciones sumarias y privaciones de libertad arbitrarias y prolongadas.

“En todos estos casos la Corte dijo a los Estados que la impunidad no era permitida y que por lo tanto no procedían las amnistías, ni los indultos, ni la aplicación de prescriciones, pues se trataba de delitos de lesa humanidad”, afirma Medina Quiroga. “Ahora vemos que en la mayoría de los países se han reabierto procesos que se habían cerrado, incluso Chile que se mostró bastante reticente al principio, ha reabierto procesos para poder investigar lo que pasó con la gente desaparecida”, explica.

La juez añade que el trabajo de la corte es sumamente amplio e incluye la definición y contenido de derechos discutibles en una democracia, desde los límites de la libertad de expresión hasta los...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba