Imponen un polémico control a las cerealeras

Ser un operador no confiable a los ojos de la AFIP es estar en una lista negra. Así lo perciben las multinacionales exportadoras de granos que, a pesar de estar entre los principales contribuyentes al fisco, a partir de los derechos de exportación que tributan, son objeto de un hostigamiento sin precedente.A los ojos del Gobierno, las cerealeras diseñaron esquemas de planificación fiscal "nociva", que erosiona la base imponible para el cálculo de Ganancias a partir de la triangulación de operaciones. Por eso redobló los controles físicos a los embarques. Las horas de operación se multiplicaron. Los costos lo hicieron en la misma proporción. Los márgenes de rentabilidad sufrieron un duro golpe y los incumplimientos encadenados de los contratos comenzaron a sucederse.A fines del año último, la AFIP resolvió el control aleatorio de los embarques con el sistema de medición de calado y sondaje de tanques ( draft survey ) por cada destinación, cuando lo común era "pesar" en balanzas electrónicas (auditadas y certificadas por el INTI y la Aduana) la carga total del buque. El draft se reservaba como una medida de contraverificación en caso de dudas o inconsistencia entre lo declarado y el pesaje.Este mecanismo llega al peso de la carga a partir de la diferencia entre el buque "pelado" y lo que cargó. Mide el grado de inmersión del buque arrojando seis sondas al agua (proa, popa, dos a babor y dos a estribor).Mientras los puertos usan las balanzas, las navieras usan el draft como reaseguro para evitar reclamos a la hora de descargar en destino.Los exportadores tenían la opción de elegir qué método usar de los dos para pesar los embarques. La mayor eficiencia, exactitud y velocidad de la balanza fiscal extendieron su uso entre todos los operadores.Pero en julio último, la AFIP volvió a la carga y con la resolución 3506 estableció que la potestad de elegir el método recae ahora en la Aduana.Este avance sobre el derecho del exportador de elegir cómo pesar su carga no se frenó ahí. El Centro Exportadores de Cereales (CEC) habría solicitado la revisión de la medida, detallando las imprecisiones, lentitud y el costo que caracterizan al draft , a raíz de la experiencia de los últimos ocho meses: uno de cada dos barcos, de un total de 925, demoró 19 horas más en puerto.La AFIP respondió sin visos conciliatorios: la directora general de Aduanas, Siomara Ayerán, firmó la nota 630/2013, que instruye a todas las aduanas a utilizar sólo el draft para determinar peso y...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR