Impone Merkel su salida para la crisis

 
EXTRACTO GRATUITO

PARIS.- Como sucede desde hace un tiempo, http://www.lanacion.com.ar/1423304-merkel-europa-en-su-peor-crisis-desde-1945 consiguió imponer su posición. Durante la http://www.lanacion.com.ar/1424399-en-busca-de-una-salida-monti-se-reunira-con-sarkozy-y-merkel con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y con el flamante primer ministro italiano, Mario Monti, la canciller alemana reafirmó su oposición a toda ampliación del papel que debe tener el Banco Central Europeo (BCE) en http://www.lanacion.com.ar/1425165-la-crisis-en-europa-continua-arrasando-gobiernos y también repitió " nein " a la creación de eurobonos."Nada ha cambiado", declaró con naturalidad durante la conferencia de prensa posterior a la reunión.A su lado, intentó una vez más -sin conseguirlo- dar la impresión de tener el mismo peso que la canciller alemana."Las tres primeras economías de la Unión Monetaria están decididas a sostener y garantizar la perennidad del euro", declaró.La verdad es que tanto Sarkozy como el resto de los europeos se han transformado en rehenes de las decisiones de la líder de la primera potencia económica del bloque. O, más precisamente, de la nebulosa de poder que existe en Alemania, resultado de sutiles equilibrios entre el gabinete de Merkel, el Bundestag, la Corte Institucional de Karlsruhe y el Bundesbank. El cambio de estatus del BCE, que le permitiría financiar en forma permanente a los Estados atacados por los mercados, sólo se producirá cuando todos los factores de poder germanos hayan llegado a un compromiso interno. Hasta ayer, ese milagro parecía no haberse producido.El problema es que los signos de contagio en la región son cada vez más serios: la agencia de calificación Fitch degradó ayer la nota de Portugal a BB+, lo que relegó a ese país a la categoría de emisores riesgosos. Fitch y también Moody's advirtieron a Francia en los últimos días que corre peligro su preciada nota "triple A", que le permite endeudarse a bajo costo.Pero tampoco Alemania está al abrigo de la inquietud de los mercados. Motor del crecimiento en la eurozona y referencia para los inversores, el gigante industrial tuvo serias dificultades anteayer para colocar un modesto empréstito obligatorio de apenas 3000 millones de euros.El tropiezo no pasó inadvertido. "La crisis afecta a todas las economías, aun a las más sólidas", precisó el canciller francés, Alain Juppé.En esas condiciones, tanto París como otras capitales europeas esperan que Alemania cambie de posición y termine por...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA