Imanol Arias: 'Tengo muchas vidas y me gusta que a mis personajes les pase lo mismo'

 
EXTRACTO GRATUITO

El primero fui yo, el segundo fuiste tú". Imanol Arias recuerda la frase acuñada por su amigo José Sacristán. Un pensamiento que envuelve orgullo y verdad. Los dichos de Sacristán refieren al vínculo amoroso y estrecho que ambos actores españoles mantienen con nuestro país. "Cada vez que Pepe me ve, me dice esas palabras", explica el inolvidable protagonista de Camila en su suite del hotel del microcentro porteño que lo tendrá hospedado hasta el próximo domingo, una vez que finalice el primer fin de semana en cartel de Retiro voluntario, la película de Lucas Figueroa que se estrenará el jueves y que lo cuenta como protagonista junto a Darío Grandinetti, Miguel Ángel Solá y Luis Luque. "Tengo una relación con la Argentina en la que no entro en conflicto porque voy y vengo. Es una situación cómoda, me hace feliz. Si estuviese más tiempo, ya diría pavadas", dice exultante.

-¿Sos consciente de lo que significás para el público argentino?

-No, para nada. La falta de conciencia de lo que me conocen acá me hace vivir más relajado y ser bien sincero con todos ustedes.

-Cada vez que nos has visitado, tus trabajos se convirtieron en éxitos de taquilla.

-Camila fue la puerta de entrada. Luego vinieron Calígula en teatro y la película Tango feroz, donde pude conocer a un hermano como Fabián Vena. Recuerdo que en aquellos tiempos estaba Carlos Menem en el gobierno. Había un clima festivo donde se consumía mucho, pero todo era carísimo. Una época loca. No sé si un país puede aguantar eso.

-Los personajes de Retiro voluntario se muestran con una doble faz: nadie es tan bueno ni tan malo. Esto otorga una textura interesante al film y una coloratura definida por los matices no estereotipados. En el caso de Javier, el ejecutivo que interpretás, una equivocación lo conduce a una pesadilla sin retorno.

-Es el tonto contemporáneo. Quiere su bonus y sabe muy bien qué hacer para ascender en la compañía. Pero el costo es alto, ya que conoce lo que significa despedir gente porque ya lo ha hecho en España. Todo ese mecanismo le ha causado múltiples problemas físicos y afectivos, incluido el abandono de su mujer. Cuando llega a Buenos Aires, una ciudad que es una bomba, un sitio con otra inteligencia, sueña con cumplir su anhelo de escalar y no tener que despedir a nadie. Pero se topa con los que tiene arriba de él y con los de abajo con calle, seres muy interesantes. De todos modos, tiene la suerte de que alguien le quiere reventar la vida.

-¿Por qué esa situación es una "suerte"?

-Es que a partir de eso él se da cuenta de que todo hombre bueno tiene siempre una segunda oportunidad. Lo genial es que, como en la vida, los roles no...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA