Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - SALA H, 26 de Mayo de 2015, expediente CIV 063277/2009/CA001

Fecha de Resolución26 de Mayo de 2015
EmisorSALA H

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA H “Imagen Satelital SA c/ Telefónica Móviles Argentina SA y otros s/

daños y perjuicios”, Expte. 63.277/2009, Juzgado 14 En Buenos Aires, a días del mes de mayo del año 2015, hallándose reunidos los señores Jueces integrantes de la Sala “H” de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil de la Capital Federal, a los efectos de dictar sentencia en los autos: “Imagen Satelital SA c/

Telefónica Móviles Argentina SA y otros s/ daños y perjuicios” y habiendo acordado seguir en la deliberación y voto el orden de sorteo de estudio, la Dra. A. de B. dijo:

I) Contra la sentencia obrante a fs. 861/871, en la que se hizo lugar a la demanda entablada por Imagen Satelital SA y, en consecuencia, se condenó a Telefónica Móviles Argentinas SA y a Telecom Personal SA a pagarle a la actora la suma de $ 242.335,54 más intereses y costas, apelaron Telecom Personal SA a fs. 876 y Telefónica Argentina SA a fs.878, recursos que fueron concedidos a fs. 877 y 879, respectivamente. A fs. 889/894 expresó agravios Telecom Personal SA, mientras que el otro recurso fue declarado desierto a fs. 896. La actora contestó el traslado a fs. 897/902. En consecuencia, las actuaciones se encuentran en condiciones para que sea dictado un pronunciamiento definitivo.

II) Telecom Personal SA en su escrito de expresión de agravios, se queja de la procedencia del rubro “gastos y honorarios por protección en el desmantelamiento de los equipos e infraestructura” y del daño emergente.

  1. Gastos y honorarios por protección en el desmantelamiento de los equipos e infraestructura Sostiene la apelante que, en la sentencia, se admitió la partida sin que hubiera elementos de juicio demostrativos del derecho de la actora de incurrir en gastos como los que hizo, en el marco de la tarea de desmantelamiento de los equipos técnicos que la empresa tenía instalado en la azotea del edificio de la locadora. Afirma, fundado en la cláusula octava, que de los términos del contrato se desprende que la obligación del retiro de la cosa era responsabilidad de la demandada y no de la actora.

    Fecha de firma: 26/05/2015 Firmado por: S.P., L.E.A.D.B., C.M.K., JUECES DE CÁMARA Alega que el reconocimiento del informe realizado por el Ingeniero Rivas (al que sindica como único fundamento del magistrado para condenar por este ítem) no significaba que estuviera obligada a realizar las tareas allí mencionadas según los criterios de la actora; que la obligación de Personal era una obligación de resultados: retirar la estructura portante y restituir el inmueble en las mismas condiciones en que había sido suministrado o con mejoras; que ambas obligaciones habían sido cumplidas por Personal sin que se hubiera producido ningún daño a personas o bienes.

    Insiste en que los gastos en los que incurrió la actora se hicieron porque ella consideró que los trabajos no serían realizados de conformidad con sus prerrogativas o con los consejos de sus empleados y contratados. Añade que en el contrato no existe ninguna cláusula que estipule que el desmantelamiento se haría de acuerdo con las condiciones que estableciera la locadora y que el desmantelamiento de la estructura estuvo a cargo de una empresa especializada y de renombre en la actividad, quien tomó todos los recaudos legales y del buen arte para desarrollar su labor. Dice que de las constancias de autos se desprenden las medidas de seguridad tomadas por la empresa.

    Considera que la falta de previsión contractual sobre ello coloca al rubro dentro de la órbita de la responsabilidad extracontractual y debe cumplirse por ello con los principios establecidos en el ordenamiento legal respectivo, por lo que el reintegro de gastos no está justificado.

    Luego de la lectura de la sentencia dictada en la anterior instancia, no tengo dudas de que los argumentos esbozados no son suficientes a los fines de configurar la crítica concreta y razonada de las partes de la sentencia que se consideran equivocadas en los términos del artículo 265 del CPCC.

    Explicaré por qué he arribado a esta conclusión. El apelante parte de la base de que el único argumento para...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba