Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Sala G, 28 de Octubre de 2013 (caso I.M. S.A. c/ N. M. D. s/DAÑOS Y PERJUICIOS)

Fecha de Resolución:28 de Octubre de 2013
Emisor:Sala G
 
EXTRACTO GRATUITO

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA G“I.M. S.A. C/ N., M.D. S/ DAÑOS Y PERJUICIOS”EXPTE. Nº 40.478/2010 JUZG N° 48RECURSO Nº 623.360En la Ciudad de Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los días del mes de Octubre de Dos Mil Trece, reunidos en Acuerdo los Señores Jueces de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, para conocer en el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados:“I. M.S.A. C/ N., M. D. S/DAÑOS Y PERJUICIOS”, respecto de la sentencia de fs. 661/666, el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:¿ES JUSTA LA SENTENCIA APELADA?Practicado el sorteo resultó que la votación debía realizarse en el siguiente orden: Señores Jueces de Cámara Doctores BEATRIZ AREÁN -CARLOS CARRANZA CASARES - CARLOSALFREDO BELLUCCI-A la cuestión planteada la Señora Juez de Cámara Doctora Areán dijo:I. La sentencia de fs. 661/666 hizo lugar parcialmente a la demanda entablada, condenando al demandado a abonar a la actora la suma de $ 30.000, con más sus intereses y costas. Reguló los honorarios de los profesionales intervinientes.Contra dicho pronunciamiento se alzó el demandado a fs. 668, siendo concedido el recurso a fs. 682Expresó agravios a fs. 714/721, los que fueron respondidos a fs. 726/731. Se queja por el rechazo de la excepción de falta de legitimación activa opuesta, basándose en que la registración en el Registro de la Dirección de Derechos de Autor de las fotografías, efectuada el 9 de marzo de 2010, no es constitutiva de la titularidad de autor. No afecta la propiedad de la obra. Cuestiona largamente la declaración de los testigos por estar alcanzados por las generales de la ley. A la fecha de las actas notariales y de la mediación, la mayor parte de las fotografías habían sido publicadas y no registradas por la actora. No está demostrado que el demandado conocía la paternidad de las obras ni un obrar malicioso de su parte. En consecuencia, al no estar registradas las fotografías y habiendo sido publicadas con anterioridad, estaban suspendidos los derechos patrimoniales sobre la obra. Protesta también por el elevado monto concedido por el sentenciante en concepto de daños materiales.II. Antes de entrar en el examen de la cuestión de fondo, analizaré la viabilidad de los recursos concedidos con efecto diferido a fs. 641 y fs. 447 vta., no obstante no haberse incluido tales recursos en la notas de elevación, sin perjuicio de la comunicación que deberá dirigirse al Centro de Informática a los fines de su clasificación.El primer recurso fue interpuesto con respecto a la resolución de fs. 638, que impone las costas a la demandada por haber accedido al acuse de negligencia articulado a fs. 610 y que ha sido debidamente fundado a fs. 710/711, punto b) en la oportunidad prevista por el art. 260, inc. 1º del Cód. Procesal y replicado a fs. 723/725.El sentenciante le impone las costas al vencido,adoptando esa posición por no haber activado oportunamente la prueba informativa dando motivo a la promoción del incidente.El 22 de marzo de 2011 se suscribió el oficio al Juzgado Nacional del Trabajo Nº 11 solicitando la remisión “ad effectum videndi” de los autos por despido promovidos por el aquí demandado.Acreditó el diligenciamiento recién el 10 de mayo.A fs. 518 obra el oficio de respuesta del 24 de mayo de 2011 informando la imposibilidad de remitir el expediente original, sin perjuicio de la obtención de fotocopias.A fs. 593, luego de certificada la prueba, el demandado solicita recién el 21 de noviembre de 2011 la reiteración del oficio al juzgado laboral hasta que a fs. 610 el 26 de abril de 2012 fue acusada la negligencia.Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA GEl objeto de la negligencia y de la caducidad no consiste en el solo hecho de hacer perder una prueba a la contraria sino en acelerar el proceso. En ese sentido, si la prueba se cumple y se agrega antes de resuelto el incidente, dentro del plazo para contestar el traslado, no cabe considerar que se produce dilación alguna que incida o irrogue daños en el desenvolvimiento normal de los trámites (Conf. Falcón, Enrique M.,“Código Procesal Civil y Comercial de la Nación”, Abeledo Perrot, Buenos Aires, 1989, T.III, pág. 173; Fenochietto, Carlos E.-Arazi, Roland, “Código Procesal Civil y Comercial de la Nación”, Astrea, Buenos Aires, 1993, T. II,pág. 338).En cuanto a las costas, se ha dicho que la demora en que incurre la parte respecto del diligenciamiento de la prueba cuya caducidad fuera decretada, lo hace pasible de la condena en costas, sin que valga como eximente el hecho de haberse admitido luego la agregación tardía de alguna de las medidas probatorias (Conf. Colombo, Carlos J.,“Código Procesal Civil y Comercial de la Nación”, Abeledo Perrot, Buenos Aires, 1969, T. III, pág. 424).Por consiguiente, atento las sucesivas demoras evidenciadas, el pronunciamiento sobre las costas de fs. 638 se ajusta a derecho y al principio objetivo de la derrota (arts. 68 y 69 del Cód.Procesal), por lo que debe ser mantenido.En cuanto al recurso concedido en la audiencia a fs.447 vta. por el rechazo de la oposición deducida por el accionado ante la pregunta vigésima formulada al testigo P., cabe destacar que los argumentos que ahora expone el apelante en los agravios debieron ser motivo de impugnación ante la formulación de la pregunta y son por cierto muy diversos a los expuestos en la fundamentación, además no se advierte confusión alguna en los términos en que fue redactada.Por todo ello y en base a iguales argumentos que los expuestos respecto del anterior recurso, se confirma la imposición de costas.III. Entraré entonces al fondo de la cuestión litigiosa:sostiene la actora que en setiembre de 2009 detectó que el demandado,diseñador independiente, se había apropiado indebidamente de diversos trabajos fotográficos, indicando falsamente que se trataba de publicidad gráfica, branding y packaging de su creación.El demandado no podía desconocer que las obras plagiadas eran de la titularidad de Grupo Berro, dado su condición de profesional del diseño y que había facturado en diversos momentos por sus prestaciones “free lance” de servicios de diseño a la accionante. Acomienzos de 2010 procedió al depósito de las obras, contando con el pertinente certificado emitido por el Registro Nacional de la Propiedad Intelectual. El demandado incurrió en apropiación indebida y maliciosa al utilizar un trabajo que no podía ignorar que era ajeno.Así planteado el entuerto y ante la articulación de la excepción de falta de legitimación por parte del demandado, me abocaré al examen de las constancias probatorias aportadas.A fs. 460 informa la Dirección Nacional del Derecho de Autor que el Expte. Nº 826.715 del 9 de marzo de 2010 corresponde a una obra publicada bajo el titulo P.G. B. constando como titular de derechos I. M.S.A. De acuerdo con la copia del certificado de fs. 458 en autor se consigna “colectiva” y en observaciones “fotografía CABA 12/8 MI”.A fs. 561 la perito contadora da cuenta que N. ha facturado a la actora desde el 9/4/2007 al 31/8/2009, en veintinueve oportunidades utilizando facturas con numeración correlativa desde el 0001-0000003 al 0001-0000032 por un importe total de $ 125.087. Las fechas de emisión casi siempre son mensuales y los importes variables,oscilando entre $ 3.187 y $ 6.570.Se desconocen las actuaciones sobre despido promovidas por el aquí demandado, por haber sido declarada la negligencia en la producción de la prueba, no habiendo consecuentemente quedado acreditada la verdadera naturaleza de la relación que uniera a las partes,El testigo que declara a fs. 446/447, diseñador gráfico,que actúa en forma independiente para la actora, afirma que el demandado usó en concreto tres proyectos de aquélla: N., H.de P., unos vinos de B., dos cajas de cigarrillos de M., lo sabe porque lo vio por Internet. Los trabajos Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA Gfueron utilizados en un porfolio público en Internet, para lo cual era necesario contar con la autorización de la accionante porque en algunos casos estaban involucrados otros diseñadores, además se necesita el permiso de los clientes para mostrar los proyectos, el caso más complicado es el de las tabacaleras porque cualquier uso que se haga no sólo promociona a la persona sino al hecho de fumar. Por cada...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA