El humor local se puso serio frente al ataque a Charlie Hebdo

"Una terrible pena", es lo que sentiría Mafalda si fuese una persona real frente a la de la revista Charlie Hebdo. Así lo afirmó ayer Joaquín Lavado, Quino, creador de esa niña inteligente e irreverente, a la quinta vez que un periodista le preguntó qué sentiría su emblemático personaje. A los primeros interrogantes respondió: "No quiero meter a Mafalda en esto".

Quino, Carlos Garaycochea, Hermenegildo Sábat y Sendra fueron los dibujantes centrales del acto de solidaridad con las víctimas del atentado contra la revista francesa Charlie Hebdo que realizó el Ministerio de Cultura porteño, en el Museo del Humor (Mu-Hu), cuyo consejo directivo integran.

Con el lema "La cultura, los humoristas y los ciudadanos nos unimos ante el dolor y la barbarie", la ceremonia tuvo más fotógrafos y periodistas que público en las escaleras del Mu-Hu, en Puerto Madero.

"Mafalda y los personajes de Cabu y de Wolinsky estarán juntos en alguna parte del mundo, diciendo que esto no debe ocurrir nunca más", dijo conmovido el embajador francés en la Argentina, Jean-Michel Casa.

En diálogo con LA NACION, el diplomático continuó esa fantasía: "Esos personajes estarán viendo la forma de impedir que estos locos continúen actuando. Como nosotros, seguramente dirán que tenemos que permanecer movilizados y vigilando lo que pasa para que esto nunca más ocurra".

Luego de reunirse con referentes de distintas religiones, el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, afirmó: "Es un momento duro; lo sentimos en la voz del embajador de Francia. Pero es un honor estar junto a gente tan talentosa. No estamos homenajeando a las víctimas, sino que estamos solidarizándonos con ellas y sus familias. Queremos reafirmar el derecho a la libertad que se expresa en el derecho a ser diferentes. El humor es una herramienta maravillosa para cuestionar las instituciones".

Hermenegildo Sábat, en representación de los dibujantes y de la Academia Nacional de Periodismo que preside, afirmó: "Queremos dejar un testimonio ante la barbarie, que, como sabemos, no pasará. De cualquier manera es importante que la gente se movilice para defender la libertad". Y contó que conoció a Wolinski: "Era un hombre muy gracioso e ingenioso".

El humorista Carlos Garaycochea fue cauteloso: "Hay que tener mucho cuidado con las palabras porque el ataque es un hecho muy lejano a lo que hacemos nosotros. Hacemos humor, con un estilo personal y con la aceptación de la gente. Cuando vemos a asesinos que matan con...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba