Humedales: "Río de la Plata" sordos, ciegos e inconmovibles

Autor:Marcos Sommer
Cargo:Ingeniero
RESUMEN

La historia de la humanidad está marcada por innumerables conquistas tecnológicas, por el progreso de las relaciones entre las personas y por la capacidad creativa del ser humano para superar cada desafío

 
EXTRACTO GRATUITO

"Río de la Plata" Sordos, Ciegos e Inconmovibles

La historia de la humanidad está marcada por innumerables conquistas tecnológicas, por el progreso de las relaciones entre las personas y por la capacidad creativa del ser humano para superar cada desafío. Sin embargo, el desarrollo de las civilizaciones siempre ha evolucionado marcado por un factor: la presencia o la ausencia del agua

Sociedad Argentina, inexplicablemente desarrollada de espaldas al Mar y Cuenca Hidrográfica.

2 de febrero, es el Día Mundial de los Humedales.

La historia de la humanidad está marcada por innumerables conquistas tecnológicas, por el progreso de las relaciones entre las personas y por la capacidad creativa del ser humano para superar cada desafío. Sin embargo, desde la prehistoria hasta nuestros días, el desarrollo de las civilizaciones siempre ha evolucionado marcado por un factor: la presencia o la ausencia del agua. Si está presente y en abundancia, el agua representa la posibilidad de mejoramiento agrícola, social, industrial, sanitario y de la calidad de vida. Si el recurso hídrico esta ausente o escasea, es motivo de pobreza, guerras, enfermedades y estancamiento económico. Lamentablemente, todos los días se desperdicia millones y millones de litros en actividades que desvalorizan el agua. El abuso en el uso del agua no es solamente un desconocimiento de las responsabilidades de los ciudadanos de evitar el desperdicio, sino una falta de respecto a aquellos que viven en regiones donde no hay agua disponibles para todos.

En un mundo globalizado y liberalizado, en que todo es vencible y la potencia económica es factor determinante del poder, los recursos se trasladan de los pobres a los ricos y la contaminación se traslada de los ricos a los pobres. A menudo, las políticas ambientales son superficiales y no abordan la raíz de los problemas.

En un mundo tan acelerado como el nuestro, resulta fácil caer en una posición vegetativa: "el sistema", como un ente abstracto, envuelve a la sociedad con un velo de ignorancia y de ciega en los mecanismos de reproducción. De ahí que, para perseguir cambios institucionales en primer lugar es necesario despertar del sueño feliz en que están los argentinos sumergidos, es decir , ser conscientes de la gravedad de los problemas del agua dulce, salobre o saladas que tiene su país. La situación de deterioro a la que se ha llegado es consecuencia de un proceso inconexo de toma de decisiones bajo un enfoque mecánico y parcelario, aplicado a una realidad que requiere un tratamiento sistémico.

No obstante, salta a la vista que muchas personas y organismos encargados del planificación y la toma de decisiones respecto de las Cuencas Hidrográficas y Zonas Costeras en los planos de la política nacional y de su aplicación local no siempre son plenamente conscientes de la relevancia e importancia de los HUMEDALES COSTEROS, de los compromisos del gobierno en el marco de la Convención de RAMSAR, ni de que los humedales, tal y como los define la Convención, abarcan una gran proporción de las áreas terrestres y marinas de las zonas costeras. La definición de humedales de la Convención de Ramsar engloba los ecosistemas de humedales marinos, costeros y continentales. En lo que atañe a los humedales costeros y marinos, la definición de Ramsar comprende extensiones de aguas "estancadas o corrientes, dulces , salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros (Articulo 1-1 de la Convención).

En los últimos decenios del siglo XX se fue reconociendo en grado cada vez mayor, en particular en el capitulo 17 del Programa 21 aprobado por la Conferencia de las Naciones Unidad sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD), celebrada en Río en 1992, la necesidad de fomentar una Gestión Integrada más efectiva de las zonas costeras. Esto supone reconocer la existencia de un amplio espectro de interesados directos en las zonas costeras y la complejidad de las instituciones y agencias gubernamentales con funciones normativas respecto de los distintos sectores decisorios y de planificación marina y terrestre. La importancia de la contribución de los ríos como vía de ingreso de contaminantes al mar fue reconocida por primera vez en la Conferencia Técnica de la FAO sobre Contaminación Marina y sus Efectos en los Recursos Vivos (Roma, 1970), donde se estableció que la mayor parte de la contaminación que lega al mar lo hace a través de los ríos y por la escorrentía costera produciendo importantes efectos en la costa y recursos vivos.

Después de la Cumbre de Johannesburgo, Sudáfrica -también llamada Río+10 en el 2002 y del 3er. Foro Mundial del Agua realizado en Kyoto, Japón (2003), para todas las naciones del mundo quedaron bien claro dos puntos: que "el agua", es el tema de prioridad principal en el ámbito mundial, y que solamente se lo puede abordar, estudiar y planificar...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA