La hora de la diplomacia: las potencias vuelven a confiar en el diálogo

 
EXTRACTO GRATUITO

Algo importante, raro y positivo sucedió hace unos días: Estados Unidos e Irán negociaron públicamente por primera vez en 34 años. Su mutuo desprecio, al igual que el odio que separa a israelíes y palestinos, modeló alianzas en Medio Oriente yhttp://www.lanacion.com.ar/1642899-pese-al-alivio-de-las-sanciones-iran-aun-sufrira-por-su-economiaEl acuerdo sobre el programa nuclear iraní, http://www.lanacion.com.ar/1641800-un-acuerdo-que-reconfigura-el-poder-en-medio-oriente, no puso un punto final a todo eso ni mucho menos, pero tuvo la virtud de confirmar una tendencia que muchos presentían: la decisión de las potencias de privilegiar la diplomacia y alejarse -por ahora- del dios Marte.En septiembre, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) había escuchado al presidente de Irán, , y a afirmar que estaban dispuestos a abrir las puertas al diálogo. Detrás de esas afirmaciones había una diplomacia secreta: el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Javad Zarif, negociaban entre bambalinas desde hacía meses los límites de esa nueva "primavera".Obama y los dirigentes políticos en general parecen haber escogido ese camino para tratar los expedientes más complicados de sus administraciones. Una vía históricamente privilegiada por la Unión Europea (UE), que carece de sistema de defensa militar común.Así parece suceder con el conflicto que enfrenta a israelíes y palestinos desde hace 50 años. Aunque algunos sonríen con incredulidad, el clima en la región cambió y hubo un reacercamiento. Los dirigentes israelíes parecen más propensos a un acuerdo, y los palestinos -si son capaces de superar sus propias diferencias- también demuestran una actitud más constructiva. En verdad, las convulsiones que agitan el resto de la región hacen aparecer necesario un acuerdo de paz, aunque sea limitado.El tercer episodio que marcó recientemente el gran retorno de la diplomacia en el mundo fue el papel determinante de Rusia en la crisis siria. Hace poco más de dos meses, el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, y el secretario de Estado, John Kerry, anunciaron en Ginebra un acuerdo que debería llevar a la destrucción del arsenal de armas químicas de .El pacto, que impidió la intervención militar occidental contra Siria y evitó a los presidentes implicados (Obama y François Hollande, en particular) hacer gastos extravagantes y enfrentarse a sus opiniones públicas, hostiles a toda acción militar, representó...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA