Hora de caminar: si se elige bien el supermercado se puede ahorrar hasta 33% en la compra

 
EXTRACTO GRATUITO

El viejo consejo de "camine, señora, camine" de Lita de Lázzari se volvió más actual que nunca, ya que caminando distintos barrios de la ciudad se puede encontrar una diferencia de precios en algunos productos de 9% a 33%. Esto es lo que surge de un recorrido que hizo LA NACION por diferentes puntos, tomando como base la herramienta Precios Claros que lanzó el Gobierno para permitir al consumidor comparar valores en 20 cadenas comerciales.

Las diferencias no siempre tienen que ver con que el barrio sea considerado de mayor poder adquisitivo. Así es posible que en Saavedra, por ejemplo, un paquete de galletitas cueste más caro que en Palermo. En el primer caso unas galletitas de chocolate valen $ 22,50, mientras que en el último salen $ 18, un 25% de diferencia. En otros casos la ecuación se invierte, y se puede ver que la misma gaseosa de 2,25 litros cuesta en Palermo $ 37, mientras que en Colegiales o Vicente López, $ 33,79 (9,4% de diferencia) y $ 30 (23%), respectivamente.

"Las diferencias de precios pueden responder a condiciones diferentes de compras que tenga cada cadena, la posible incidencia de alguna dinámica comercial del proveedor o que la cadena decida por alguna estrategia tener un precio diferente", comenta Juan Vasco Martínez, director ejecutivo de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU).

Las diferencias de precios atraviesan todas las categorías sin importar si se trata de artículos de primera necesidad o productos más suntuarios. El arroz doble carolina de una conocida marca (por 500 gramos) puede encontrarse en las góndolas de un local de Once a $ 24,25, en tanto que en un establecimiento de Colegiales su precio es de $ 32,29 (33% de diferencia). Otro tanto sucede con la leche en polvo: una bolsa de medio kilo de una tradicional marca cuesta $ 49,99 en Once, 43,79 (14% de diferencia) en Almagro y $ 42 en Palermo (19%).

En el sector destacan que una razón de esta distorsión de precios deba buscarse en el alquiler que pagan los establecimientos por el local que ocupan, ya que no es lo mismo estar en un barrio que en otro. "Según la ubicación del barrio y el corredor comercial, puede haber una gran diferencia en el alquiler que se paga, y eso suele repercutir en los precios de los productos", estima Germán Gómez Picasso, director de Reporte Inmobiliario. "Para generalizar, en alguna localización del conurbano puede pagar por el alquiler $ 15.000, mientras que en la Capital Federal, por un local similar, se puede llegar a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA