Sentencia nº AyS 1992 I, 735 de Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires, 14 de Abril de 1992, expediente P 42572

PonenteJuez SAN MARTIN (MI)
PresidenteSan Martín - Mercader - Ghione - Laborde - Rodriguez Villar - Vivanco - Salas - Negri - Pisano
Fecha de Resolución14 de Abril de 1992
EmisorCorte Suprema de la Provincia de Buenos Aires

Dictamen de la Procuración General: A fs. 167/172 el defensor particular del encartado, interpone recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley contra la sentencia de la Sala Tercera de la Cámara Criminal y Correccional de Mar del P. que condenó a R.O.D. a la pena de un año de prisión de ejecución condicional y ocho años de inhabilitación especial para conducir vehículos automotores en la vía pública, con costas (sent. de fs. 156/160). Artículo 84 del Código Penal.

Denuncia la errónea aplicación de los arts. 85 y 87 de la ley 5800, violación de los arts. 84 del Código Penal, 431 y 239 del Código de Procedimiento Penal, doctrina legal de esa Suprema Corte en causas P. 32.992 y P. 31.691 y absurdo valorativo.

Examinados en lo pertinente los argumentos esgrimidos por el señor defensor, opino que la queja no puede prosperar.

En efecto. La defensa pone su empeño en demostrar que se ha incurrido en violación del art. 239 del Código de Procedimiento Penal, pero debo advertir que el citado precepto no es mencionado por el sentenciante como medio probatorio utilizado en la sentencia. A. respecto ha señalado V.E. que “tratándose de confesión simple, es inatingente la denuncia de violación al art. 236 (num. ant.) del Código de Procedimiento Penal (conf. P. 34.115, del 7487)”.

Por otra parte, la denuncia de violación de una norma no actuada en la sentencia sin dirigir el análisis crítico a las que efectivamente han sido utilizadas por el sentenciante (ver fs. 158) y sus argumentos centrales, constituyen, de por sí, causal suficiente para proceder a la desestimación del recurso que se intenta. Así lo ha sostenido esa Suprema Corte que “la insuficiencia del recurso de inaplicabilidad de ley no se subsana por la circunstancia de que en él se mencionan normas que, a juicio del recurrente, debieron ser aplicadas en lugar de las que fundan el pronunciamiento, si al propio tiempo no se alega de modo concreto, la infracción de las últimas, demostrando cabalmente su impertinencia en el caso (conf. P. 32.404, del 29983).

A ello debo agregar, que el recurrente desatiende otro aspecto esencial en su discurso, cuales son, las pericias mecánicas de fs. 99/101 y 125/128 y 131/134 vta. valoradas por ela quo como complemento a la confesión del encartado (ver fs. 156). Por lo tanto, los argumentos del quejoso, sólo trasuntan una opinión personal de quien lo interpone sobre el valor que le merecen algunos de los elementos de cargo que el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR