Sentencia nº AyS 1994 I, 661 de Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires, 12 de Abril de 1994, expediente P 39327

PonenteJuez GHIONE (SD)
PresidenteGhione-San Martín-Mercader-Rodríguez Villar-Laborde
Fecha de Resolución12 de Abril de 1994
EmisorCorte Suprema de la Provincia de Buenos Aires

Dictamen de la Procuración General: La Sala II de la Cámara de Apelación en lo Penal del Departamento Judicial La Plata condenó a J.C.L. a la pena de prisión perpetua, accesorias legales y costas como autor penalmente responsable de los delitos de privación ilegal de la libertad calificada en concurso real con homicidio calificado por el vínculo, ensañamiento y alevosía (arts. 55, 80 incs. 1º y y 142 inc. 2º, Código Penal).

Contra dicho pronunciamiento interpone recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley el Defensor Oficial del encartado, cuestionando los temas relativos a la autoría, responsabilidad, calificación legal y circunstancias extraordinarias de atenuación y denunciando como violados los arts. 18 de la Constitución nacional, 80 inc. 2º y parte final del Código Penal; 226, 238 inc. 2º, 258, 259, 314 y 431 del Código de Procedimiento Penal.

Examinados los fundamentos de la queja, adelanto mi opinión adversa a su progreso.

Respecto del agravio planteado en torno a la prueba de la autoría atribuida al procesado, creo menester señalar que el inc. 2º del art. 238 num. ant. del Código de Procedimiento Penal, en tanto exige que el confesante goce del perfecto uso de sus facultades mentales se vincula al discernimiento con que se relatan los hechos. La ley procesal ha querido que la confesión no provenga de un insano, para asignarle a su relato la valoración racional que supone (conf. doct. S.C.B.A., en "Acuerdos y Sentencias", Serie 21ºVI346 y "Acuerdos y Sentencias", 1972II392).

En consecuencia, resulta infundado el reclamo relativo a la violación de dicha preceptiva, ya que, como surge de las constancias médicas arrimadas a la causa, el procesado si bien portador de una personalidad anormal no estuvo privado de razón en oportunidad de confesar el delito.

Indemne la prueba de la autoría por vía confesoria, es innecesario analizar las impugnaciones dirigidas contra la de presunciones, empleada a todo evento por el sentenciante.

En lo tocante a la inimputabilidad alegada por la defensa, debo expresar en primer lugar, que dicho vocablo empleado por el juzgador en el párrafo señalado como A) del Capítulo III del fallo, a mi juicio, se debe a un error material como surge sin esfuerzo de la lectura completa de la frase (ver 1er. párrafo de fs. 274).

Por otro lado, estimo que el cuestionamiento a lo resuelto por el "a quo" respecto del valor de las pericias psiquiátricas de fs. 125/126 y psicológica de fs. 201/206 no puede atenderse.

Ese Alto Tribunal, en causa P. 30.037 del 7X83, resolvió que "obran dentro de atribuciones que les son propias, los jueces de la instancia ordinaria que se apartan de una pericia suministrando los principios científicos en que se fundan para ello, buscando la solución en las conclusiones de otra pieza de naturaleza probatoria semejante que, además, se halla en concordancia con otros elementos de convicción".

El impugnante, pese a su empeño, sólo discrepa con la opción entre las dos peritaciones formulada por el Tribunal "a quo", no dirige su ataque a la competencia técnica de los peritos ni a los fundamentos científicos en que se sustentan, como tampoco demuestra que la peritación elegida resulte discordante con el resto de los elementos de convicción que conforman en fallo que se examina (conf. causas Ac. 22.626, sent. del 28IX76 y P. 29.029, sent. del 9XI82), de modo que en este aspecto, la queja es ineficaz.

En punto a la calificación legal, el agravio relativo a la violación del principio consagrado en el art. 314 del Código de Procedimiento Penal tampoco puede ser atendido.

Dice el Sr. Defensor que el Juez de Primera Instancia condenó por un hecho (la privación ilegal de la libertad calificada) que no fue materia de acusación, y que la Alzada incurrió también en idéntica infracción.

Debo señalar, primero, que la supuesta transgresión atribuida al Juez de Primer grado no fue planteada en el momento procesal oportuno (ver expresión de agravios de fs. 258). En dicha ocasión sólo se adujo la existencia de un concurso aparente de leyes entre el homicidio y la privación de libertad y, subsidiariamente, un concurso ideal (fs. 261 vta./262), más no la alegada demasía decisoria, que aparece introducida extemporáneamente en casación, ámbito éste inadecuado para revisar cuestiones no articuladas ante el Tribunal ordinario (conf. dict. en causas P. 37.565 del 15V87; P. 38.408 del 16VI88).

En segundo lugar, la calificación legal establecida en aquel fallo en cuanto a los delitos atribuidos al procesado no sufrió modificación alguna en la Alzada, con lo que el planteo vinculado a la prohibición consagrada en el art. 314 citado pierde, definitivamente, todo sustento.

El argumento que opone el apelante para convencer que no están acreditados en autos ni la alevosía ni el ensañamiento deseo del procesado L. de volver a convivir con su cónyuge no se corresponde en modo alguno con las graves circunstancias que rodearon la lenta y dolorosa muerte de la víctima.

Finalmente, por lo que vengo sosteniendo en este dictamen (especialmente, en el párrafo anterior) y por lo que dispone el art. 80 "in fine" del Código Penal, la queja referida a la concurrencia de circunstancias extraordinarias de atenuación se ha tornado en una cuestión abstracta.

Por todo lo expuesto, considero que V.E. debe rechazar el recurso de inaplicabilidad de ley traído a su conocimiento. Así lo dictamino.

La Plata, 15 de diciembre de 1988 Francisco Eduardo Pena

A C U E R D O

En la ciudad de La Plata, a 12 de abril de 1994, habiéndose establecido, de conformidad con lo dispuesto en el Acuerdo 2078, que deberá observarse el siguiente orden de votación: doctores G., S.M., M., R.V., L., se reúnen los señores jueces de la Suprema Corte de Justicia en acuerdo ordinario para pronunciar sentencia definitiva en la causa P. 39.327, "L., J.C.. Homicidio".

A N T E C E D E N T E S

La Sala II de la Excma. Cámara de Apelación en lo Criminal y Correccional del Departamento Judicial de La Plata, condenó...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR