El hombre detrás de la leyenda

 
EXTRACTO GRATUITO

NUEVA YORK.- Cuando Serena Williams se derrumbó en la 1» rueda de Roland Garros 2012 frente a Virginie Razzano, por entonces 111° de la WTA, se sospechó que el final de su riquísima carrera estaba cerca. Luego de haber ganado en cada court del circuito que pisó y tras haber superado una enfermedad pulmonar y un extraño accidente en un restaurante -dijo haber sufrido profundos cortes en los pies tras pisar vidrios rotos-, la estadounidense no lucía demasiadas intenciones de seguir corriendo, luchando, golpeando. Algo frágil y aturdida, se aisló unos días en París, ciudad que la encandila y donde es propietaria de un piso. Buscó un sitio para practicar y se contactó con Patrick Mouratoglou, cuya adolescencia estuvo marcada por Björn Borg, pero no logró tener una destacada carrera como tenista profesional y se especializó como formador. Propietario de una reconocida academia en Niza, fue entrenador de Grigor Dimitrov, Jeremy Chardy, Yanina Wickmayer y Marcos Baghdatis, entre otros.

Química, fortuna, buena voluntad, electricidad, trabajo, amor -se los vinculó sentimentalmente, aunque luego lo desmintieron-. Vaya a saberse cuál fue la razón, pero desde que la menor de las Williams adoptó los métodos del francés, sus resultados brillaron todavía más. La morena se renovó, les dio una vuelta de tuerca a sus aspiraciones. Los números no mienten. Antes de tener a Mouratoglou como conductor, el récord de la número 1 del mundo era de 523 triunfos y 107 derrotas (83%), 13 títulos de Grand Slam sobre 47 posibles (27,7%) y un 65,3% de efectividad frente a las Top 10 (111 éxitos y 59 derrotas). Sin embargo, con Mouratoglou acumula 213 triunfos y 15 derrotas (93,4%), ocho trofeos de Grand Slam sobre 13 posibles (61,5%) y una efectividad del 91,2% ante las mejores diez del tour (52 victorias y 5 derrotas). Verdaderamente, una sociedad que hace ruido y que todavía puede seguir creciendo, porque si pasado mañana Serena conquista el US Open -hoy, por las semifinales, se medirá con la italiana Roberta Vinci- será la primera tenista en conseguir los cuatro grandes en una temporada desde que lo hiciera la alemana Steffi Graf en 1988.

Risueño, apasionado y motivador, Mouratoglou es hijo de un importante empresario fundador de una compañía de energía renovable. Su padre lo acompañó en el crecimiento deportivo, pero intentó que tomara el tenis sólo como algo recreativo y en el futuro asumiera la conducción de la firma familiar. El actual coach de Serena debió lidiar...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA