Hipólito Jesús Paz: un hombre apasionado por la diplomacia y la política

 
EXTRACTO GRATUITO

Algunos lo recordarán como diplomático y otros, como un hombre que ocupó un espacio en la política argentina por más de medio siglo. Pero más allá de las diversas miradas que puedan hacerse, nadie duda de que Hipólito Jesús Paz, uno de los más jóvenes cancilleres que haya tenido el país y ex embajador en Estados Unidos, en ambos casos durante la presidencia de Juan Domingo Perón, fue un protagonista de su tiempo, un hombre de acción, un apasionado.Paz murió anteayer, en Buenos Aires, a los 96 años. "Tuco", como era conocido, había nacido en 1917 en el seno de una familia tradicional de Buenos Aires, y empezó a dar sus primeros pasos políticos en los años 30, tiempos del orden conservador. Sus antepasados provenían de esa rama: su abuelo materno, José María Gutiérrez, había sido ministro del presidente Bartolomé Mitre, fundador de LA NACION.Estudió Derecho en la Universidad de Buenos Aires, de la que egresó con Medalla de Oro. Obtuvo el primer premio de la Institución Mitre por su ensayo sobre el dogma socialista de la Asociación de Mayo, y militó en el nacionalismo popular de Forja.Años más tarde, a Paz le llegaría el momento culminante de su vida: con apenas 32 años, se convirtió en el canciller de Perón. "Perón tenía una gran capacidad para mimetizarse con el interlocutor", diría Paz. Su designación al frente del Palacio San Martín, en 1949, fue una sorpresa para muchos, pero después se supo que venía hablando desde hacía tiempo con el entonces presidente sobre "la necesidad de hacer un reajuste y una readaptación" en los vínculos con Estados Unidos.Su paso por la cúpula del Palacio San Martín fue breve: entre 1949 y 1951. Luego, Perón lo envió a Estados Unidos como embajador. Allí, Paz protagonizó un...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA