Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I, 20 de Octubre de 2023, expediente CNT 046093/2019/CA001 - CA002

Fecha de Resolución20 de Octubre de 2023
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO

SALA I

SENTENCIA DEFINITIVA CAUSA NRO. 46093/2019/CA1-CA2

AUTOS: “HOLOVAT, CLAUDIO ALEJANDRO C/ LA SEGUNDA ART S.A. S/ACCIDENTE

- LEY ESPECIAL”

JUZGADO NRO. 29 SALA I

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en la fecha de registro que figura en el Sistema Lex 100, la Sala Primera de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, procede a dictar sentencia en la causa del epígrafe, y de acuerdo al correspondiente sorteo, se procede a votar en el siguiente orden:

La Dra. M.C.H. dijo:

  1. Contra la sentencia del 24/02/23 se alza la demandada a tenor del memorial de agravios presentado el 03/03/23, el que mereció la réplica de fecha 03/04/23.

  2. Quien me precedió en el juzgamiento, admitió la demanda entablada por el señor HOLOVAT contra LA SEGUNDA ART S.A. con fundamento en la ley 24.557 y sus modificatorias. Para así decidir, tuvo por acreditado –mediante el peritaje médico practicado en autos- que el accionante presenta un 24,77% de incapacidad, y que esta última es consecuencia del accidente de trabajo que sufrió el 03/09/16. Sobre tales bases,

    el señor J. de grado condenó a la ART demandada a abonar al actor la suma total de $654.916,14, más los intereses dispuestos en las actas CNAT 2601, 2630 y 2658 con una capitalización al momento de la notificación del traslado de la demanda.

  3. La apelante cuestiona la incapacidad física y psíquica determinada en grado. Además, objeta los intereses establecidos en la anterior instancia.

    Ante todo, pongo de relieve que el 03/09/16, el actor se encontraba desarrollando sus tareas habituales y “comenzó a notar que el volante del transporte que se encontraba manejando, vibraba demasiado. Como producto de ello, comenzó a sentir un dolor punzante en el hombro derecho que comenzó a tornarse insoportable.

    Efectuados los estudios de rigor, se le diagnostica rotura de manguito rotador de hombro derecho” (v. sentencia de grado).

    Sentado ello, con relación al primer agravio, observo que la demandada sostiene que el a-quo no tomó en consideración las impugnaciones oportunamente formuladas contra el dictamen médico y que este último contiene irregularidades técnicas.

    En este orden, remarco que la Dra. C.S. examinó físicamente al actor y determinó: “[h]ombro derecho: A la inspección no hay deformaciones. Y no se observa asimetría en cuanto a la altura de ambos hombros. Se evidencian múltiples Fecha de firma: 20/10/2023

    Firmado por: G.A.V., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.C.H., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: E.C., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.V.Z.V., SECRETARIA

    cicatrices, la mayor de 5 cm normocoloreada normotrófica, el resto menores secundarias a las intervenciones quirúrgicas. Palpación: La temperatura es similar en ambos hombros.

    - Se palpa la articulación externo-clavicular, y toda la clavícula de ambos lados, No se detectan puntos dolorosos. Goniometría hombro derecho: Activa y pasiva Abdo-elevación:

    100° LF 4% Aducción: 20° LF 1% Rotación externa: 40° LF 5%; Rotación interna 30° LF

    1% Elevación anterior 120°LF 2% Elevación posterior 30° LF1% TOTAL 14% + 5% por miembro hábil: 14.70%” (v. peritaje médico).

    Pues bien, destaco que las observaciones formuladas por la demandada fueron fundadamente contestadas por la experta en su presentación del 07/08/22,

    oportunidad en la que ratificó sus conclusiones. Además, examinado el mencionado elemento de juicio, concluyo que –en el aspecto físico- se encuentra correctamente fundado en consideraciones científicas, en estudios médicos especializados y que fue realizado conforme los parámetros del art. 472 del CPCCN y del baremo de ley.

    Asimismo, pongo de relieve que fue considerada la incapacidad previa al fijar la minusvalía correspondiente a este siniestro.

    En suma, por todas las consideraciones expuestas, propicio confirmar la determinación del daño físico.

  4. Ahora bien, con relación a la incapacidad psicológica, advierto que la perito médica se limitó a realizar una remisión al psicodiagnóstico realizado al actor y estableció que este último posee un 10% de incapacidad psicológica con fundamento en tal estudio.

    Cabe recordar que el art. 472 CPCCN establece que el dictamen del perito “contendrá la explicación detallada de las operaciones técnicas realizadas y de los principios científicos en que se funde”, ello es así porque “[l]a actividad del perito no es delegable, sin perjuicio de que privadamente, o peticionándolo judicialmente el perito pueda valerse de operaciones, reconocimientos o exámenes, requiriendo la actuación de especialistas. Pero el responsable es el perito y en lo fundamental debe actual él,

    careciendo de valor probatorio la pericia que se limita a referir informaciones o explicaciones dadas por terceros” (F., E.M., Tratado de la Prueba: Civil.

    Comercial. Laboral. Penal. Administrativa; T.I., Ed. Astrea, Buenos Aires, 2003, pág.

    703).

    Remarco que la detección de una incapacidad psicológica le fue encomendada a un profesional imparcial, desinsaculado en autos y colaborador de la magistratura, en el caso, a la Dra. C.S. y no a quien tuvo a su cargo la elaboración del informe psicodiagnóstico. Este estudio complementario puede servir de fundamento, pero de ningún modo suplir el peritaje a cargo de quien fue designado al efecto. Es por tal motivo, que la remisión realizada por el perito médico a la referida evaluación, supone una delegación impropia de la función pericial que le fue encomendada expresamente a aquél.

    En esta línea, estimo oportuno poner de resalto, además, que el baremo de ley, en su segmento destinado a establecer las incapacidades psicológicas, establece:

    [s]olamente serán reconocidas las reacciones o desorden por estrés post traumático, las Fecha de firma: 20/10/2023

    Firmado por: G.A.V., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.C.H., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: E.C., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.V.Z.V., SECRETARIA

    34466611#388018042#20231018112541010

    Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO

    SALA I

    reacciones vivenciales anormales neuróticas, los estados paranoides y la depresión psicótica que tengan un nexo causal específico relacionado con un accidente laboral.

    Debiéndose descartar primeramente toda las causas ajenas a esta etiología, como la personalidad predisponente, los factores socioeconómicos, familiares, etc.

    . Agrega que:

    [s]erán reconocidas cuando tengan directa relación con eventos traumáticos relevantes que ocurran en el trabajo, ya sea como accidentes, o como testigo presencial del mismo…

    . Al centrarse en las reacciones vivenciales anormales neuróticas, vuelve a hacer hincapié en que deben ser como consecuencia del accidente de trabajo, y que “hay que evaluar cuidadosamente la personalidad previa” (énfasis agregado). Pues bien, no encuentro que en el caso de autos, el perito haya examinado la personalidad de base ni muchos menos explicado su incidencia en la determinación de la incapacidad.

    Sobre el particular, considero que lo exigido por el baremo no es irracional ni desmedido: la huella vital de todos y cada uno de los seres humanos aporta, a través de los años, un material que cincela en el psiquismo y que, como muchas veces sucede en situaciones postraumáticas, es actualizada; y por ello, determinados estados anímicos son la manifestación del hoy en función de la historia de ayer. Esto es, puede existir un acontecer -anterior al evento físico- dotado de potencia anímica suficiente para resignificar e intensificar el daño y sus exteriorizaciones. Lo preexistente, basal y anterior al evento -

    claro está, en el plano relativo a la salud mental- debe ser debidamente precisado, pues no debe incidir en la determinación el daño psíquico postraumático.

    Por último, remarco, aunque ocioso, que –como principio general-

    establecer la vinculación entre los hechos que ocasionaron un accidente y el padecimiento por el que acciona, es facultad del juez en cada caso, sobre la base de los elementos probatorios tributados en la causa y más allá de considerar los aportes dados desde la óptica médico-legal (ver, "S., A.M.c.D.G.G. y otros s/ Accidente- Acción civil” expte 20740/2009; SD 90069 del 16.07.2014

    del registro de esta Sala; “Zajama, R.M. c/ Aseguradora de Riesgos del Trabajo Interacción SA y otro s/ Accidente - Acción civil”, expte. 28910/2013, SD 11241 del 28.09.2017 del registro de la Sala II; “D.D.E. c/ Provincia ART S.A. s/

    Accidente – Ley Especial” expte 5145/2014; del 26.12.2017 entre muchas otras).

    En base a lo anterior, en especial consideración a lo que surge las constancias de la causa, a que el actor padece una minusvalía física como producto del accidente de autos (12,35%) y a lo informado por los profesionales intervinientes, juzgo prudente y equitativo establecer un 5% de incapacidad psicológica en relación de causalidad con el siniestro de autos.

    En consecuencia y en consideración a la minusvalía física del 12,35%

    (capacidad restante), la psicológica del 4,2% (capacidad restante) y los factores de ponderación del 4,46%, sugiero establecer la incapacidad psicofísica del demandante en el 21,01% de la total obrera.

    Fecha de firma: 20/10/2023

    Firmado por: G.A.V., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.C.H., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: E.C., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.V.Z.V., SECRETARIA

    Incumbe, establecido lo anterior, readecuar el monto indemnizatorio determinado en el art. 14 ap. 2º inc. a) de la ley 24.557 de acuerdo a los parámetros fijados en grado, los que no han sido controvertidos en esta etapa. Así, la fórmula arroja la suma de $ 462.918,45 (53 x $ $ 34.536,87 x 21,01% x (65/54), que luce superior al piso mínimo dispuesto en la Resolución SSS 387/16. A la suma señalada deberá adicionarse el incremento establecido en el art. 3º de la ley 26.773 de $92.583,70, con lo que se arriba a un total $555.502,14.

  5. Con relación a los intereses, la demandada cuestiona las tasas de interés aplicadas y sostiene que debió...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR