Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - SALA J, 9 de Abril de 2015, expediente CIV 074509/2009/CA001

Fecha de Resolución 9 de Abril de 2015
EmisorSALA J

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA J Expte Nº 74509/2009 “ Hiena Libertad c/ Argos Mutual de Seguros del

Transporte Público de pasajeros y otros s/ daños y perjuicios”. J. Nº

30.

nos Aires, a los 9 días del mes de abril de 2015,

reunidas las Señoras Jueces de la Sala “J” de la Excma. Cámara Nacional de

Apelaciones en lo Civil de la Capital Federal, a fin de pronunciarse en los autos

caratulados: “ Hiena Libertad c/ Argos Mutual de Seguros del Transporte

Público de pasajeros y otros s/ daños y perjuicios”.

La Dra. M. dijo:

I. La sentencia obrante a fs.190/195 hizo lugar a la demanda

condenando a la accionada Empresa General Tomas Guido SACIF y a la

aseguradora Argos Mutual de Seguros del Transporte Público de Pasajeros, a

abonar a la parte actora la suma de $ 62.300, con mas sus intereses y costas

del proceso.

La presente demanda se originasegún sus dichos en el accidente

ocurrido con fecha 20 de marzo de 2009, siendo aproximadamente las 18 hrs,

cuando asciende al colectivo de la línea 505, interno 809, en la estación de

B. y luego de sacar boleto y tomar asiento en el primero del lado del

pasillo, el colectivo continúa su marcha el cual sin advertir la señalización del

semáforo colisiona con una garita, sufriendo las lesiones por las cuales

acciona.

Contra el decisorio de grado apelan y expresan agravios la parte

demandada y citada en garantía a fs. 217/223 y fs. 224/232 respectivamente

Corridos los pertinentes traslados de ley luce a fs. 236/240 la respuesta de la

parte actora a sus contrarias.

A fs. 246 se dictó se dictó el llamamiento de autos, providencia

que se encuentra firme, quedando los presentes en estado de dictar sentencia.

II. Agravios La demandada y la aseguradora citada en garantía, cuestionan que la

sentencia apelada haya hecho lugar a la demanda promovida sin que existan

Fecha de firma: 09/04/2015 Firmado por: MARTA DEL R MATTERA, JUEZ DE CAMARA Firmado por: B.A.V., JUEZ DE CAMARA Firmado por: Z.D.W., JUEZ DE CAMARA elementos de prueba idóneos que sustenten tal pretensión, concluyen las

apelantes que no se ha probado ni la mecánica ni el nexo de causalidad entre el

hecho y las lesiones padecidas.

Fundan su queja también en los montos resarcitorios otorgados en

concepto de incapacidad física sobreviniente, daño psicológico y su tratamiento,

daño moral, por excesivos o improcedentes y de la tasa de interés fijada en el

fallo recurrido.

Asimismo la aseguradora, solicita se revoque la sentencia recurrida

también en cuanto a la declaración de inoponibilidad de la franquicia pactada en

el contrato de seguro, fundando su petición en la jurisprudencia de la Corte

Suprema de Justicia de la Nación.

III. En primer término corresponde abocarse al tratamiento del tema de la

responsabilidad que se endilga a la accionada.

Cabe señalar en principio que el presente caso, debe encuadrarse

dentro de la normativa regida por el art. 184 del Código de Comercio

La Corte Suprema de Justicia de la Nación ha enmarcado claramente el

contrato de transporte público dentro de la órbita de los derechos del

consumidor. Así, ha sostenido que “La interpretación de extensión de la

obligación de seguridad que tiene su causa en un contrato de transporte de

pasajeros integrada con lo dispuesto por el art. 184 del Código de Comercio,

debe ser efectuada teniendo en cuenta el derecho a la seguridad previsto en la

Carta Magna para los consumidores y usuarios.”

Ha afirmado, asimismo, que la seguridad debe ser entendida como un

valor que debe guiar la conducta del Estado así como a los organizadores de

actividades que, directa o indirectamente se vinculen con la vida o la salud de

las personas, ya que la incorporación de este vocablo en el art. 42 de la

Constitución Nacional, es una decisión valorativa que obliga a los prestadores de

servicios públicos desempeñar conductas encaminadas al cuidado de lo más

valioso que existe: la vida y la salud de sus habitantes, sosteniendo, por otra

parte, que “los usuarios y consumidores son sujetos particularmente vulnerables

a los que el constituyente decidió proteger de modo especial, y por lo tanto no

corresponde exigirles la diligencia de quien celebra un contrato comercial” (conf.

C.S.J.N., 22/04/2008, “L., M. L. c. Metrovías S.A.”, Fallos

331:819; L. L. 2008C, 562 y 704).

Los daños personales sufridos por el viajero se rigen por el art. 184 del

Código de Comercio, por lo que al actor incumbe la prueba del hecho y su

Fecha de firma: 09/04/2015 Firmado por: MARTA DEL R MATTERA, JUEZ DE CAMARA Firmado por: B.A.V., JUEZ DE CAMARA Firmado por: Z.D.W., JUEZ DE CAMARA Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA J relación de causalidad con el daño sufrido, mientras que para eximirse de

responsabilidad la demandada debe acreditar la existencia de fuerza mayor,

culpa de la víctima o de un tercero por quien no debe responder (C. S. J. N.,

Fallos: 313:1184; 316:2774; 321:1462; 322:139; 323: 2930 y 327:5082).

El transportador es responsable por el daño que sufran los pasajeros

durante el viaje, en razón del deber de seguridad que le impone el contrato, en

virtud del cual debe transportar o conducir a la persona sana y salva al lugar

convenido. Y si algún daño sufre durante el transporte, nace la obligación de

indemnizarla por parte del porteador, sin que pueda exonerarse alegando y

probando que no hubo culpa de su parte o de sus dependientes o subordinados

(Conf. B., J., "Teoría General de la Responsabilidad Civil",

pág. 319).

De ahí que, frente al caso concreto, luego de sentar los principios que

deben regir la solución de una litis dada, el juzgador debe comenzar por analizar

en primer lugar si se dan los requisitos necesarios para que funcionen las

presunciones de causalidad y responsabilidad establecidas por el art. 184 del

Cód. de Comercio, esto es, daños ocasionados a la persona del viajero, y que

los mismos se hayan producido durante el transporte.

Ello importará inicialmente la demostración de la calidad de pasajero. La

segunda prueba a cargo de la víctima consistirá en probar que los daños han

sido experimentados mientras era transportada, o sea, la relación de causalidad

adecuada entre el hecho y el daño.

A partir de la producción de ambas pruebas, entrará a jugar la posición

procesal del transportador, en cuanto a la eventual demostración de haberse

producido la ruptura del nexo causal, esto es, caso fortuito, culpa de la víctima o

la de un tercero por quien la demandada no deba responder.

Es cierto que en un accidente de tránsito el accionante se ve favorecido

por la existencia de una presunción legal emanada del art. 1113, párrafo segundo

del Código Civil.

Sin embargo, aun cuando los hechos presumidos quedan al margen del

objeto de la prueba, no ocurre lo mismo con los que configuran la base de la

presunción, los que deben demostrarse si no han sido admitidos (Conf. Palacio,

Lino, "Derecho Procesal Civil", Tomo IV, pág. 343).

Las presunciones de responsabilidad o de causalidad creadas por la ley

para favorecer a las víctimas de un acto ilícito hacen que queden relevadas de la

prueba de la culpa, pero ello no implica que concurra idéntica dispensa en

cuanto a la acreditación de los hechos que le dan nacimiento.(Conf CNCiv Sala

Fecha de firma: 09/04/2015 Firmado por: MARTA DEL R MATTERA, JUEZ DE CAMARA Firmado por: B.A.V., JUEZ DE CAMARA Firmado por: Z.D.W., JUEZ DE C.G., “ Rusca, M. c. Transporte Plaza S.A.C.I. y otro s/daños y perjuicios”

del 25/4/08).

Ahora bien, para analizar los presupuestos de la responsabilidad civil, es

indispensable determinar si las consecuencias imputadas fueron producidas por

la acción u omisión de la demandada, vale decir, la existencia misma del hecho y

la relación causal cuya demostración incumbe a la actora en todos los casos, no

como un vínculo solamente posible, sino la efectiva comprobación de la

atribución del daño al hecho (conf. G., A. “La relación de causalidad en

la responsabilidad civil” págs. 45 y sgtes.), inclusive en supuestos en que se

consagran presunciones objetivas de responsabilidad. (Conf. CNCiv., S. A.,

4/5/09, “Auge, L. y otro c/ Coordinación Ecológica Metropolitana S.E.

(CEAMSE)”.

Es decir que ante la negativa general y la específica de los demandados,

no sólo de la responsabilidad que se le imputa, sino del acaecimiento del hecho

en sí mismo, recaía sobre la parte actora la carga de probar la existencia del

hecho dañoso y su relación causal, prueba que resulta esencial para la

procedencia de una indemnización resarcitoria de daños y perjuicios.

Obra en la causa no sólo el boleto de colectivo acompañado (ver fs. 178)

el cual indica número de línea, interno, fecha y hora en que se expide, sino

también las constancias de la atención médica del Hospital Zonal General de

Agudos Arturo Oñativa.

Se acompaña a fs.82/83 copia de Libro de Guardia de Traumatología y

del Precario médico, por la atención brindada a L., en fecha 20 de

marzo de 2009 a las 20,10 hrs presentando accidente en vía pública (accidente

en colectivo) con traumatismo encéfalo craneano, sin pérdida de conocimiento.

En virtud de la coincidencia y concordancia existente entre las mismas

estimo que acertadamente el magistrado de grado, ha considerado acreditado

que la víctima revestía el carácter de pasajera transportada en el colectivo en

cuestión, y que este elemento, sumado a la inmediatez del requerimiento de

atención médica, abona suficientemente la existencia del nexo de causalidad

exigido por la normativa legal.

Ninguna prueba obra por parte de las accionadas, acerca de que la

lesión que sufriera la accionante, no se produjera en la unidad de transporte

referida, en virtud de ello entiendo que el plexo probatorio referenciado, autoriza

a tener por probado el hecho invocado en la demanda, su relación causal con las

lesiones padecidas y la correlativa atribución de responsabilidad, para dar

surgimiento a la obligación resarcitoria reclamada.

Fecha de firma: 09/04/2015 Firmado por: MARTA DEL R MATTERA, JUEZ DE CAMARA Firmado por: B.A.V., JUEZ DE...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR