Sentencia Definitiva de Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires, 10 de Agosto de 2016, expediente B 63425

PresidenteKogan-Pettigiani-de Lázzari-Negri
Fecha de Resolución10 de Agosto de 2016
EmisorCorte Suprema de la Provincia de Buenos Aires

A C U E R D O

En la ciudad de La Plata, a 10 de agosto de 2016, habiéndose establecido, de conformidad con lo dispuesto en el Acuerdo 2078, que deberá observarse el siguiente orden de votación: doctores K., P., de L., N., se reúnen los señores jueces de la Suprema Corte de Justicia en acuerdo ordinario para pronunciar sentencia definitiva en la causa B. 63.425, "H., S.G. contra P.. Bs. As. (I.P.S.). Demanda contencioso administrativa".

A N T E C E D E N T E S
  1. La señora S.G.H., por apoderado, promueve demanda contencioso administrativa contra la Provincia de Buenos Aires (Instituto de Previsión Social) solicitando la nulidad de la denegatoria de reapertura del procedimiento administrativo iniciado a efectos de obtener la jubilación por invalidez.

    Consecuentemente, requirió que se condene al organismo previsional a abonar el beneficio indicado a partir de la fecha de su primera presentación en sede administrativa con más sus intereses y costas.

    Finalmente, ofrece prueba.

  2. Corrido el traslado de ley se presenta en autos Fiscalía de Estado, contesta demanda y solicita su rechazo.

  3. Agregadas las copias certificadas de las actuaciones administrativas, glosados el cuaderno de prueba de la parte actora y los alegatos presentados por ambas partes (fs. 181/184 y 185/187), la causa quedó en estado de ser resuelta, correspondiendo plantear y votar la siguiente

    C U E S T I Ó N

    ¿Es fundada la demanda?

    V O T A C I Ó N

    A la cuestión planteada, la señora J. doctora K. dijo:

  4. Quien aquí acciona, controvierte los actos por los cuales se le denegó la reapertura del procedimiento administrativo iniciado con el objeto de obtener el beneficio de jubilación por invalidez.

    Para así hacerlo, sostiene principalmente la ilegitimidad del Instituto de Previsión Social en la valoración de la evaluación realizada, pues omite toda consideración de los factores que determinan su "incapacidad de ganancia".

    Relata que con fecha 1 de julio de 1983 ingresó a trabajar a la Municipalidad de San Miguel, desempeñando sus tareas por 12 años, 7 meses y 15 días hasta que con fecha 15 de febrero de 1996 fue dejada cesante por decreto 11.685.

    Pone de relieve que a esa fecha ya tenía graves problemas de salud que le impedían realizar sus tareas habituales y ante ello inició su pedido de jubilación por invalidez ante el I.P.S., el cual tramitó por expediente 2350-31978/97.

    Manifiesta que fue examinada por la Junta Médica del citado organismo previsional que le otorgó el 44% de incapacidad tanto a la extinción de la relación laboral como dentro de los 2 años siguientes, alegando que el dictamen no está suficientemente motivado ni fundado.

    Expresa que mediante resolución 423.120/98 el Instituto de Previsión Social denegó el beneficio solicitado, y contra la misma interpuso recurso de revocatoria, el cuál fue rechazado por resolución 437.721/00 por haber sido interpuesto extemporáneamente.

    Señala que con fecha 20 de setiembre de 2000 solicitó al citado instituto la reapertura del procedimiento acompañando documentación a fin que mediante su evaluación en conjunto con la ya existente en el expediente se le otorgue el beneficio de jubilación por invalidez, en virtud de haber estado incapacitada al cese de la relación laboral y con posterioridad a la misma. En esa oportunidad hizo referencia a la difícil situación económica social que padecía.

    Puntualiza que la denegatoria a la solicitud de reapertura se basa en que los certificados adjuntados son de fecha posterior al cese, sin tener en cuenta que dicha documental acredita que a la fecha de su expedición su mandante tenía una determinada enfermedad y/o porcentaje de incapacidad, la cual no impide que ya la hubiere tenido desde antes de su cese o con posterioridad al mismo pero dentro de los 2 años que establece el art. 29 del decreto ley 9650/1980.

    Precisa que tiene derecho a la prestación requerida ya que dada sus dificultades psicofísicas se ve impedida de realizar tareas remuneradas y debe tenerse también en cuenta que su esposo es jubilado, discapacitado, que percibe un haber mínimo. Asimismo, señala que uno de sus hijos se encuentra enfermo.

    Cita a tal fin precedentes de este Tribunal en los cuales se evaluaron elementos de índole socioeconómicos sumados al porcentaje de incapacidad para reconocer la jubilación por invalidez.

  5. A su turno, Fiscalía de Estado manifiesta que la actora fue dejada cesante a partir del 15-II-1996, mediante decreto 000051/1996, sustentado en la ley 11.685/1995, que declaró de interés provincial la reorganización de las estructuras administrativas en las municipalidades y sus entes descentralizados.

    Indica que la accionante no alcanzó el grado de incapacidad requerido legalmente al cese o dentro de los dos años posteriores al mismo, tal como lo acreditan las conclusiones de las Juntas Médicas Integradas.

    Puntualiza que los profesionales intervinientes arribaron a la conclusión que en virtud de las patologías que presentaba la actora su porcentaje de invalidez es del 44%, dejando sentado que presentaba una limitación en la movilidad de la columna lumbar, artrosis, síndrome vertiginoso e hipertensión arterial. Añade que los dictámenes han especificado los métodos utilizados para determinar la incapacidad, garantizando de tal forma la unidad de criterios y, posibilitando llegar a una convicción razonable en relación a ella y su comienzo.

    En cuanto a los certificados acompañados por la accionante, aduce que fueron expedidos por órganos que no son competentes para determinar la incapacidad previsional, ello a tenor de lo establecido por el art. 31 del decreto ley 9650/1980.

    Agrega, que respecto a la certificación de la Junta Médica municipal de la Municipalidad de San Miguel, donde le otorgan una discapacidad motora del 76%, advierte que la entrevista fue...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR