Hernán Lacunza: 'No hay margen para más impuestos pero tampoco para bajarlos'

 
EXTRACTO GRATUITO

El miércoles pasado, el saldo de la caja de la provincia de Buenos Aires era de $ 179 millones de pesos. "El viernes había que pagar sueldos por $ 15.000 millones. Es como si tuviéramos $ 15 en el bolsillo", ironizó Hernán Lacunza, futuro ministro de Economía bonaerense mientras ojeaba los números gruesos en un cuaderno celeste del Banco Ciudad. Síntomas de la transición. "Hay que recomponer la caja", se sinceró al marcar una de sus prioridades cuando asuma su gestión, que, calificó, será "austera" pero no de ajuste. "No hay margen para más impuestos pero tampoco para bajarlos", sentenció el hasta hoy director del banco público porteño, aunque aclaró que los gravámenes bonaerenses se actualizarán por la inflación real. Para hacer frente a las promesas de campaña, sobre todo a las obras en infraestructura, se apelará -anticipó- a una negociación por la coparticipación con la Nación (hoy en sintonía política), el acuerdo con organismos multilaterales y el endeudamiento en el mercado voluntario. Desde su casa en Tigre, donde recibió a LA NACION, Lacunza anunció que intentarán colocar un bono de cerca de US$ 1000 millones en enero que buscaría una tasa inferior al 9%.

-¿Ya están en contacto con los equipos de provincia para la transición? ¿Qué encontraron?

-Fue un proceso gradual. Muy cordial. Algo que debería ser normal pero no lo es en nuestro país. En 2012 cuando [Daniel Scioli] no pudo pagar los aguinaldos, lo tuvo que hacer en tres cuotas y tomó dos decisiones: duplicó la carga tributaria y pisó la obra pública. Y eso tiene consecuencias sobre el contribuyente y el ciudadano, ya que, cada vez que llueve, la provincia se inunda porque faltan obras, o si se raja un puente en la Ruta 2, se está un año para arreglarlo. El sector productivo y el consumidor de la provincia tienen una presión tributaria récord, de ocho puntos del producto provincial. Con esos mecanismos, en 2013 y 2014 hubo equilibrio. En 2015 volvió al déficit, lo que demuestra la precariedad de ese equilibrio. El gasto este año está al ritmo del 45% anual, muy arriba de los recursos. La provincia recauda sólo para pagar salarios, y ni así alcanza. Este año vamos a tener un déficit superior a los $ 15.000 millones con un agujero financiero en diciembre de $ 10.000 millones. Ellos tenían previsto que los fondos estaban. Pero, en realidad, lo que había era una autorización para endeudarse, lo que no es una herramienta sana. No se puede vivir así. El gasto este año va a estar por...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA