'Herencia vacante': qué dice el escrito que presentó el abogado de María Kodama por la sucesión y el legado de Borges

María Kodama, viuda de Borges que murió hace una semana, no habría alcanzado a dejar listo un testamento, expresa un escrito de su abogado

En su estudio del centro porteño, el abogado de María Kodama, Fernando Soto, convocó esta tarde a la prensa para informar del inicio de la sucesión "por herencia vacante" de la escritora, traductora, viuda de Jorge Luis Borges y custodia de su obra, que falleció el 26 de marzo . Soto solicitó a la justicia se determine la existencia de herederos y se tomen "medidas conservatorias preventivas urgentes" a través de un escrito que se transcribe a continuación. Para preservar la privacidad de terceros, LA NACION omite algunos datos personales citados en el documento.

"En legal tiempo y forma y conforme a lo dispuesto en los arts. 529 2da. parte, 532, 536, 2438, 2441, 2444 y concordantes del Código Civil y Comercial de la Nación y lo dispuesto en la Ley local nro. 52, vengo a iniciar la sucesión por Herencia Vacante de la sra. María Kodama.

La sra. María Kodama, ha fallecido el día 27 de marzo pasado, en la habitación 404 del Hotel "Loi Suites", sito en Vicente López 1955, CABA. La sra. Kodama era de profesión escritora, traductora y lic. en Literatura y tenía su domicilio real en Rodríguez Peña 1236, piso 8vo., departamentos "A" y "B", CABA.

María Kodama era una mujer extremadamente activa y no le gustaba hablar de sus enfermedades ni de su futura muerte. Las pocas veces que padeció alguna enfermedad o estuvo convaleciente cuidó muchísimo su privacidad. Como constantemente conversábamos sobre las cuestiones y los casos judiciales en los que la representaba legalmente accionando contra quienes la difamaban, más de una vez hablamos sobre el futuro de la Obra de Borges cuando ella ya no estuviera, y me decía que "tenía todo arreglado" , que quien la iba a suceder iba a ser "más estricta aún que ella" en la defensa de la Obra de Borges. Como sabía de su especial cuidado de su intimidad, le pregunté quién era la persona que había designado aunque, para mí, ya sabía quién debía ser. Tampoco le pregunté sobre el contenido de la expresión de su última voluntad y ni siquiera se los pregunté a su escribana personal [...] con quien también tengo una relación profesional y de amistad, porque todos respetábamos su discrecionalidad y, por lo tanto, no iba a importunarla indagando sobre ese tema.

A todos nos quedaba claro que, cuando María Kodama decía que "tenía todo arreglado" para la "continuación" de la protección de la Obra de Borges, aludía a que se había encargado de resolver legalmente los actos de su última voluntad. Incluso lo había manifestado públicamente en varias ocasiones en los últimos años.

Así por ejemplo, en una entrevista con Pablo Gianera para La Nación, de mayo de 2019, ante la pregunta del periodista sobre "si le daba miedo lo que pudiera pasar con la obra de Borges cuando ella ya no estuviera", respondió: "No. Porque la persona que quedará va a ser peor que yo… Ya decidí hace tiempo quién será y es más estricta todavía". Incluso a los más íntimos les dijo quién era la persona que iba a ser su heredera (una de sus más íntimas amigas).

En el día de su fallecimiento nos invadió el dolor, y solo nos ocupamos de cuidar la intimidad de su muerte, respetando su deseo de preservar lejos del periodismo sus momentos de enfermedad y dolor. Pasando esos momentos, comencé a averiguar sobre la existencia de un testamento y le pregunté sobre ello a la esc. Vidaurre, pero grande fue mi sorpresa cuando me dijo que no tenía ningún testamento y que continuaba resguardando todos los títulos de propiedad inmueble de María Kodama.

Luego conversé con quien debía ser la persona elegida para ser su heredera, y me dijo que efectivamente María Kodama le había expresado que quería efectuar un testamento a su favor con legados hacia universidades extranjeras, y hacia personas de su amistad dejándole bienes de Jorge Luis Borges y de su propiedad. Pero, lamentablemente, debido al avance de su última enfermedad, no llegó a concretar el testamento que deseaba realizar.

Aportaremos a la brevedad, la información con las notas precisas de la expresión de su última voluntad.

En el ínterin me escribió el representante literario de la sra. María Kodama en Estados Unidos y Europa, sr. Andrew Wylie, titular de la firma "The Wylie Agency LLC" (sita en 250 West 57th Street, Suite 2114, New York, USA) y me consultó requiriéndome indicaciones para la continuación de la Obra de Borges, sin que me informara del conocimiento de ningún testamento.

Ya habiendo pasado más de una semana de la muerte de María Kodama, habiendo sido divulgado...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR