Con o sin herederos, Mónaco no pierde la fe en los Grimaldi

MONTECARLO.- Los escándalos y los dramas del clan Grimaldi suelen ser frecuentes: accidentes, romances prohibidos, hijos sin reconocer, divorcios, rumores.Ahora se agrega otro problema en ciernes: Alberto II y su mujer, la sudafricana Charlene Wittstock, que se casaron en 2011, tardan en dar al principado un heredero y la demora genera cada vez más murmullos entre los súbditos apegados a la tradición.Sin embargo, eso parece no alterar la devoción y simpatía que la mayoría de los monegascos tienen por la dinastía que gobierna el pequeño y rico principado desde hace 716 años.Sentada a metros del puerto de Fontvieille, en el sur del pequeño principado, Victoria Gramaglia dice que a Alberto y Charlene hay que darles tiempo para que sean padres. "Todavía no llegan a los dos años de matrimonio. La princesa es joven y sabemos que él nos puede dar un heredero y, si es varón, mejor", dice la simpática anciana, acompañada de su caniche toy, en una velada referencia a la paternidad de Alberto sobre dos hijos, Jazmin Rotolo (de 21 años) y Alexandre Coste (de 9), fruto de relaciones fugaces durante sus décadas de playboy , cuando tenía más pelo y menos kilos.Por su parte, Charlene debe lidiar con el fantasma de su fallecida suegra, Grace Kelly, y la popularidad internacional de su cuñada y la mayor del clan, Carolina, de pasado sufrido y presente turbulento: su tercer matrimonio, con Ernst Hannover, es un fracaso, tanto que este alemán pasa la mayor parte del año en su patria.Charlene participa poco y nada del protocolo, al punto de que la prensa la llama "la princesa ausente". En abril fue muy comentada la ausencia de Charlene en la asunción de Guillermo al trono de Holanda, a la que Alberto asistió solo. Semanas después la situación, se dio a la inversa: la princesa fue sola a la boda de Magdalena de Suecia.Por eso a pocos les extrañaría que Carolina accediera al trono ante una incapacidad o muerte prematura de Alberto. "Tenemos todo preparado por si su alteza no deja descendencia legítima. Rainiero, viejo zorro, se anticipó y promulgó una ley que habilita a las...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba