Harán viviendas para sindicatos

Con la constitución de por lo menos tres fideicomisos, en las próximas semanas se pondrá en marcha la etapa general del plan nacional de viviendas para trabajadores sindicalizados, un programa por el que los gremios afiliados a las centrales sindicales (básicamente, la CGT) se comprometieron a aportar los predios en los que se construirán torres habitacionales subvencionadas por la Secretaría de Vivienda nacional y financiadas por el Banco Nación, que podrán ser adquiridas por sus afiliados.Si los gremios se lo proponen seriamente (son los que ponen en marcha el mecanismo al ceder la propiedad de la tierra en garantía al fideicomiso y luego asignan los departamentos) y el Gobierno cumple su parte (que no surjan trabas a los subsidios o al desembolso de los fondos), el sistema puede abrirles el acceso a la vivienda a unas 17.000 familias en dos años, aunque llaman la atención los reparos que parecen existir para difundir sus alcances.Mas allá de sus vaivenes (aumentos de costos, demoras en las asignaciones), así quedó demostrado en el caso de las llamadas torres San Jorge, un edificio de 300 departamentos de uno y hasta cuatro ambientes, ubicado en el barrio porteño de Villa del Parque, impulsado por la Unión Obrera de la Construcción (Uocra).Se trata de una obra acordada en julio de 2005 y que inauguró oficialmente a comienzos de febrero la presidenta Cristina Kirchner (pese a que, en realidad, fue mayoritariamente financiada por el gobierno de la ciudad) y en el que ya residen trabajadores de la Uocra, camioneros, municipales porteños, empleados de Obras Sanitarias, estatales de UPCN o colectiveros de la Unión Tranviarios Automotor (UTA).Ese día la Presidenta anunció que había decidido ofrecerles el mismo modelo de solución habitacional a todos los sindicados mediante un convenio marco suscripto entre la CGT, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda del Ministerio de Planificación y el Banco Nación, que asume el rol que jugó el Banco Ciudad en el caso de las torres porteñas de la Uocra."Está todo encaminado", dijeron a La Nacion desde la CGT, donde la coordinación del plan quedó en manos de su secretario gremial, el taxista Omar Viviani, un fiel ladero del secretario general de esa organización, Hugo Moyano.La clave del sistema es que establece un precio máximo para el metro cuadrado de construcción (lo fija en $ 4000) y ofrece un subsidio del 35% a los compradores que baja el valor final de la vivienda y la proporción total por financiar, lo que...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba