Hallan un cadáver y sospechan que es de un remisero desaparecido

 
EXTRACTO GRATUITO

MAR DEL PLATA.- Dos niños que estaban jugando encontraron el cadáver. Estaba entre residuos, tapado con un colchón viejo y húmedo, en los fondos de lo que alguna vez fue una fábrica próxima al puerto y en avanzado estado de descomposición. A la espera de la autopsia para confirmar identidad y causal de muerte, familiares de Pablo Bello, de 38 años y desaparecido hace casi dos meses, aseguraban ayer que hay indicios firmes como para pensar que son sus restos.

El fiscal Alejandro Pellegrinelli esperará el resultado que le envíen los peritos forenses, aunque la hipótesis del entorno de Bello no parece alocada. Justo frente al lote donde apareció el cuerpo, tres días después de que se perdiera contacto con él, habían encontrado el auto con el que el joven trabajaba como remisero.

Personal de Policía Científica trabajó durante la tarde de ayer en el lote de calle Cerrito y Ortiz de Zárate, una zona que combina casas de familia, algunos comercios y galpones que alguna vez tuvieron que ver con la industria procesadora de pescado.

En una de esas construcciones, ya fuera de servicio y convertida en un basural bajo techo, fue que los niños vieron el cadáver. De inmediato avisaron a sus padres y éstos a la policía. Por las primeras evidencias, fuentes de la investigación dieron a entender que el cuerpo estaba en ese lugar desde hace bastante tiempo.

"De la cabeza solo había hueso, el resto estaba en avanzado estado de descomposición", confió uno de los profesionales que estuvieron junto al cuerpo, que sólo tenía un slip. Los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA