Guillermo Perkins: 'La felicidad de la familia no puede ser el costo del desarrollo de su empresa'

 
EXTRACTO GRATUITO

Creación de riqueza en la economía del país, creación de felicidad en un grupo de seres queridos y creación del espacio para la realización personal. Que esas tres creaciones se den al mismo tiempo es el gran desafío de la empresa familiar, según sostiene Guillermo Perkins, titular de la cátedra de Empresas Familiares del IAE Business School, un tema sobre el que investiga desde hace décadas. Autor del libro Empresas familiares: dirigiendo lo nuestro, el académico señala que algunos errores de estas unidades de producción se han ido corrigiendo en los últimos tiempos. Por caso, señala que se avanzó en dar mayor libertad de elección a los hijos en lo que a participar del negocio se refiere, y también en el lugar que se les da a las mujeres.

-¿Cómo ve el entorno actual para iniciar una empresa?

-Me parece que el entorno político actual da un mensaje para que los jóvenes se animen a emprender. Más allá del mensaje y desde el punto de vista de la oportunidad, yo vi una explosión de emprendedorismo a inicios de los años 2000; el fervor por emprender aparece cuando cambian muchas condiciones de competitividad y se dan nuevas cartas. Yo veo que es un buen momento ahora. Está la realidad de la juventud: hoy los jóvenes son mucho más independientes, tienen menos anclas; claro que también pasa a veces que piensan que en emprender hay menos rigurosidad que en el trabajo a full en un lugar, pero eso no es así.

-Ese emprender de la juventud actual ¿tiene algún vínculo con la decisión de no seguir en la empresa familiar, cuando se la tiene?

-Cuando pasa a los hijos una empresa en la que el padre tomaba las decisiones, las cosas empiezan a ser "nuestras" y eso tiene una connotación distinta: no se hace lo que se quiere, sino que hay que consensuar. Y muchas veces, el costo de consensuar es más fácil de llevar si cada hermano tiene, a su vez, algún negocio particular, porque en ese caso se tienen el compromiso y el gusto de trabajar juntos en la empresa familiar y, al mismo tiempo, la autonomía de hacer algo por cuenta propia.

-¿Cómo cree que debe ser, idealmente, el ingreso de los hijos a la actividad de la empresa familiar?

-El tema de la sucesión es muy interesante. El secreto para un buen camino es darnos cuenta de que hay un juego en cuatro niveles: el ejecutivo (si el padre es el gerente general, ver quién va a ocupar ese lugar); el de dirección (para las decisiones estratégicas), el de la propiedad y el del liderazgo emocional en la familia. La...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA