Una guerra no apta para daltónicos

El ha sufrido un desafío. Anteayer Mauricio Macri, que no escatima el amarillo, a Mar del Plata para limpiar los escalones de la rambla Bristol, pintados con el color del gobernador. La reacción del oficialismo bonaerense fue inmediata. El intendente Gustavo Pulti, alineado con Scioli, mandó una cuadrilla con solvente para adelantarse al desagravio de Macri. Un duelo no apto para daltónicos.

Sergio Massa también puso en la mira el marketing del gobernador. El Frente Renovador prepara en la Legislatura un pedido de informes para aclarar por qué la página comercial de la primera dama Karina Rabolini ofrece la dirección de la Fundación Banco Provincia para que se comuniquen quienes...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba