Guardaparques: en Misiones usarán armas para combatir a cazadores

 
EXTRACTO GRATUITO

PUERTO IGUAZÚ.- Carlos Araujo y Roberto Matuchaka caminan con sigilo. Aprendieron a oír en el silencio y a mirar en la oscuridad. Conocen los movimientos y los sonidos de la selva. No les temen a los animales salvajes. Pero sí saben que, si no son cuidadosos, pueden quedar a merced de los cazadores furtivos, que están ocultos arriba de los árboles o escondidos detrás de la espesa vegetación misionera en búsqueda de sus preciadas presas prohibidas.

"Al entrar en el monte, no sabés con qué te podés encontrar detrás del tronco de un árbol. No podés estar distraído. Todos los sentidos deben estar en alerta", avisa Araujo. No lo dice, pero en la selva misionera no sólo hay cazadores furtivos, que es una actividad delictiva, también hay contrabandistas de madera y traficantes de marihuana, que usan los senderos fronterizos para ingresar la droga desde Paraguay.

Él y Matuchaka son sólo dos de los 29 integrantes del Cuerpo de Guardaparques encargados de cuidar la flora y fauna de Misiones. Ellos dos trabajan en el Parque Provincial Urugua-í, que tiene una superficie de 84.000 hectáreas.

En un hecho casi sin antecedentes, por decisión del Ministerio de Ecología y Recursos Naturales Renovables misionero los guardaparques comenzarán a portar armas de fuego para luchar contra los cazadores furtivos y otros delincuentes.

"La utilización de las armas se decidió básicamente para otorgarles a los guardaparques mayor seguridad para el ejercicio de su trabajo", explica a LA NACION el subsecretario de Ecología de Misiones, Juan Manuel Díaz.

El gobierno de Misiones fue habilitado por el Registro Nacional de Armas (Renar) como "legítimo usuario colectivo de armas de fuego". Después de que los guardaparques hagan cursos teóricos y prácticos y exámenes psicofísicos, el Ministerio de Ecología y Recursos Naturales Renovables provincial se encargará de comprar armas y chalecos antibalas. Díaz estima que en seis meses todos los guardaparques estarán armados.

Machetes y linternas

Hoy, los guardaparques que trabajan en los parques y aéreas protegidas que dependen de la provincia de Misiones sólo llevan machetes para abrirse camino en la selva y linternas para iluminarse.

El peligro para los guardaparques no es una exageración. Nadie olvida el feroz ataque del que fue víctima en octubre de 2004 Daniel Kurday, cuando acompañaba a un observador de pájaros por el Parque Provincial de la Araucaria y descubrió a un grupo de cazadores furtivos.

Tras una discusión, los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA