Grecia: final de juego para un excéntrico ministro

 
EXTRACTO GRATUITO

PARÍS.- El enroque, en la práctica, equivale a una caída en desgracia. El exuberante ministro de Finanzas griego, , fue desplazado como responsable de las negociaciones con la ex troika para recibir el último tramo de 7200 millones de euros del segundo plan de rescate en curso.

La decapitación política de Varoufakis constituye una concesión mayor a la ex troika, integrada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI). El turbulento ministro -famoso por sus camisas coloridas, su cabeza rapada y su estilo volcánico- al parecer selló su sentencia con el enfrentamiento que mantuvo el viernes pasado en Riga con el Eurogrupo. Durante esa reunión, que tuvo un trámite violento poco usual en este tipo de cónclaves, los ministros de Finanzas de la zona euro lo acusaron severamente por sus tácticas dilatorias.

Su reemplazo por un nuevo equipo negociador que estará dirigido por el número dos de la cancillería, Euclid Tsakalotos, fue decidido personalmente por el primer ministro Alexis Tsipras. Varoufakis seguirá siendo responsable de "supervisar al nuevo equipo", pero ese cargo honorífico parece destinado a evitarle una humillación pública.

Ese cambio estratégico fue acogido con una estampida de entusiasmo por las bolsas europeas, que cerraron todas en alza.

Aunque Varoufakis conserva formalmente la conducción del Ministerio de Finanzas, su marginación equivale a una importante pérdida de poder. En esa despiadada partida de ajedrez político, el primer ministro Tsipras también redujo el perímetro de acción del principal hombre de confianza de Varoufakis: Nikos Theocarakis fue reemplazado como representante de Grecia ante el denominado "grupo de Bruselas", nueva denominación de la troika.

En su lugar fue nombrado George Chouliarakis, considerado un tecnócrata cercano al viceprimer ministro, Yannis Dragasakis.

El gobierno rehusó comentar las razones del cambio y se limitó a indicar que "lo importante es que quien negocie tenga el mandato para hacerlo".

Una serie de indicios parecen confirmar que Tsipras adoptó su decisión después de la serie de intensos contactos que mantuvo durante el fin de semana con Pierre Moscovici, comisario de Asuntos Económicos de la UE, y los ministros de Finanzas más influyentes del Eurogrupo.

Uno de los interlocutores que ejercieron mayor influencia en la decisión de Tsipras fue al parecer el ministro alemán Wolfgang Schauble, que siempre mantuvo pésimas relaciones con...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA