Un grave déficit: la región aún tiene pocos universitarios

 
EXTRACTO GRATUITO

RÍO DE JANEIRO.- No importa en qué lugar de la región iberoamericana sean alumnos o profesores universitarios. Los problemas de cada lado del pupitre son los mismos. Los estudiantes, nativos digitales, reclaman más formación humanística y mejor acceso a los estudios superiores. Los profesores, criados a tiza y pizarrón, se debaten entre cómo sostenerse frente al aula y ser más atractivos que un dispositivo tecnológico que no siempre terminan de dominar.Sin recelos, cada cual planteó sus anhelos y sus preocupaciones frente a un auditorio inédito: rectores de 1103 universidades de 33 países que participaron del III Encuentro Internacional de Rectores Universia, realizado en Río de Janeiro, organizado por la red de universidades auspiciada por el grupo Santander, creado hace 14 años y que se reúne cada cuatro para trabajar en objetivos concretos en la intención de fomentar la educación superior."Pioneros universitarios" vs. "profesionales que dan clases" podría definirse si se tratara de un partido de fútbol, nostalgia que todavía sobrevuela por esta ciudad que vio diluir el sueño brasileño del hexacampeonato. América latina tiene una baja cantidad de alumnos universitarios y prácticamente en muchos países todavía no hay "herederos", sino que los jóvenes intentan ser "pioneros" universitarios dentro de sus familias. Para ejemplo, alcanzan las cifras del país anfitrión: Brasil tiene casi 200 millones de habitantes y apenas siete millones de alumnos universitarios de los cuales el 75% concurre a establecimientos privados y el 25%, a públicos.La rectora de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, Fabiola León Velarde Cerveto, admite: "En Iberoamérica hay mayor acceso a la universidad, pero también hay brechas entre los estudiantes". Y añade: "Los estudiantes nos piden que ya no seamos una universidad de enseñanza, centrada en el conocimiento y en las competencias. Nos piden ser más educados y mejores ciudadanos, nos piden más virtualidad y multidisciplinarios".La voz de la Argentina la aporta el ex presidente de la Federación Universitaria (FUA) y estudiante de la Universidad Nacional de Córdoba, Emilio Cornaglia: "Tenemos que lograr las tres I: innovar, integrar e incluir. Cada espacio que acoge estudiantes debe tener alguna asistencia frente al déficit de aprendizaje". En el medio, y haciendo un esfuerzo para que su portugués suene claro y algo más lento que su estilo pernambucano, Virginia Barros, presidenta de la Unión Nacional de Estudiantes (UNE), plantea...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA