Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii, 13 de Octubre de 2017 (caso GONZALEZ JULIO GABRIEL c/ NEGRI HERMANOS Y CIA. S.A. Y OTRO s/DESPIDO)

Fecha de Resolución:13 de Octubre de 2017
Emisor:Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii
 
EXTRACTO GRATUITO

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA II SENTENCIA DEFINITIVA NRO.: 111359 EXPEDIENTE NRO.: 32.213/2012 AUTOS: “GONZALEZ JULIO GABRIEL c/ NEGRI HERMANOS Y CIA S.A. s/

DESPIDO”

VISTO

Y CONSIDERANDO:

En Buenos Aires, a los 13 días del mes de Octubre del 2017, reunidos los integrantes de la Sala II a fin de considerar los recursos deducidos y para dictar sentencia definitiva, practicado el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo a los fundamentos que a continuación se exponen:

El Dr. M.Á.M. dijo:

I) Contra la sentencia de primera instancia de fs. 433/38, dictada por la Dra. V.D.A., que desestimó, en lo principal, la acción instaurada por el señor G., se alza la parte actora a tenor del memorial de fs. 452/55, cuya réplica obra a fs. 457/62.

II) Arriba firme a esta instancia que el señor G. se desempeñó para N.H. y Cía S.A. entre el 10/9/1980 y el 11/2/2010, cuando, ante la reticencia de su ex empleadora a cumplir con los reclamos que le formulara en la misiva del 29/1/2010, se colocó en situación de despido por: 1) la “retención indebida de aportes (…) que (…) causa un perjuicio directo, atento el inminente inicio de los trámites” jubilatorios, 2) el desconocimiento “del real estado del vehículo” que utilizaba para trabajar; 3) el “desconocimiento del real estado de las instalaciones de la fábrica”, y 4) “las injurias proferidas (…) por dependientes”, que le decían “a los distintos clientes que [era] un ladrón”, en definitiva, por acoso laboral.

III) Objeta el pretensor, en primer término, que la magistrada a quo declarara improcedente su decisión rupturista; se queja, puntualmente, de que la Dra.

D.A. entendiera que debió acreditar que la retención y falta de depósito de aportes y contribuciones que llevara a cabo su empleadora le causó un perjuicio, así como que no logró, y que no tuviera por probada la persecución a la que dijo haberse encontrado sometido.

Fecha de firma: 13/10/2017 Alta en sistema: 23/10/2017 Firmado por: M.A.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.A.M., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.C.F., SECRETARIO INTERINO #20356685#191086694#20171017125616648 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA II Comienzo por señalar que, a mi modo de ver, le asiste razón al pretensor al señalar que no se encuentra acreditado en la lid que su ex empleadora cumpliera acabadamente con la obligación de ingresar la totalidad de los aportes destinados a los organismos de la seguridad social que, en su hora, retuviera de sus remuneraciones.

En efecto, conforme se desprende de la documentación agregada a fs. 321/32, N.H. y Cía S.A., al 7/2/2014 –fecha de obtención del informe-, adeudaba a la AFIP aportes personales del señor G. por distintos períodos comprendidos entre enero de 2001 y diciembre de 2009; y si bien, de acuerdo a los instrumentos que obran a fs. 227/38, el 30/7/2013 la entidad accionada adhirió al plan de pagos nº. G513686, la verdad es que no existe elemento de juicio alguno en el sub examine que constate el cumplimiento de dicha moratoria, en la que, además, se incluyeron únicamente las deudas que la empresa contrajo desde febrero de 2008 en adelante y no las anteriores.

Sin perjuicio de ello, y por las razones que seguidamente expondré, la primera crítica actoral no tendrá favorable acogida en mi voto.

Contrariamente a lo expuesto por el recurrente, no considero que la retención y falta de depósito de los aportes del trabajador constituya per se injuria suficiente en los términos del art. 242 de la LCT, y, además, opino que, como lo señalara este Tribunal en la sentencia definitiva nº. 90.380 del 22/4/202, dictada in re “S., M.E. c/ Colegio San Juan Bautista S.A. s/ despido” (Expte. nº. 90.380/02), “la declaración rescisoria fundada en esa causal contraría la directriz contenida en el art. 10 de la LCT en orden al principio de conservación del empleo”. Es que, a mi juicio, tal inconducta, que puede dar lugar a sanciones de naturaleza penal (arts. 132 bis de la ley 20.744 y 9 de la ley 24.769), y afecta en forma global al sistema previsional y, en particular, al Estado, no impide, en modo alguno, la continuidad de la relación laboral, salvo, claro está, que cause un perjuicio actual, directo e inmediato al trabajador.

A mi entender, confunde el reclamante, en su crítica, los requisitos de viabilidad de la referida multa del art. 132 bis –que, como bien señala no impone la obligación de demostrar el daño ocasionado por el incumplimiento patronal-, con los de procedencia del despido indirecto (arts. 242 y 246 de la LCT), y no quiero dejar de remarcarlo.

Por otro lado, no soslayo que el señor G. alegó, en su postal rupturista (11/2/2010), que la falta de ingreso de los aportes retenidos le ocasionaba “un perjuicio directo” en tanto, al encontrarse próximo a iniciar los trámites jubilatorios, se reduciría su haber; empero, como bien lo advirtió la magistrada a quo, ninguna prueba de ello existe en la lid.

A. tal circunstancia, la realidad es que, desde mi óptica, la omisión de ingresar los aportes retenidos a los organismos recaudadores tampoco Fecha de firma: 13/10/2017 ocasionaría el perjuicio invocado por el pretensor.

Alta en sistema: 23/10/2017 Firmado por: M.A.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.A.M., JUEZ DE CAMARA Firmado...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA