Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii, 30 de Mayo de 2019, expediente CNT 016489/2015/CA001

Fecha de Resolución30 de Mayo de 2019
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II

SENTENCIA DEFINITIVA NRO.: 113993

EXPEDIENTE NRO.: 16489/2015

AUTOS: GONZALEZ, ARIEL EMILIANO c/ BANCO SANTANDER RIO S.A.

s/DESPIDO

VISTO

Y CONSIDERANDO:

En la ciudad de Buenos Aires, el 30 de mayo de 2019, reunidos los integrantes de la S. II

a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia definitiva en estas actuaciones, practicado el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.

M.Á.P. dijo:

La sentencia de primera instancia hizo lugar a las pretensiones salariales, indemnizatorias y sancionatorias deducidas en el escrito inicial.

A fin de que sea revisada esa decisión por este Tribunal de A.zada, interpuso recurso de apelación la demandada, en los términos y con los alcances que explicita en su expresión de agravios que obra a fs. 168/173 y vta).

  1. fundamentar el recurso, la parte demandada cuestiona que la magistrada de grado haya admitido parcialmente la excepción de prescripción que opusiera al contestar la acción. Se agravia porque la Sra. Juez “a quo” consideró

    injustificada la decisión resolutoria que adoptara y cuestiona el progreso de las indemnizaciones diferidas a condena y del incremento previsto en el art. 2 de la ley 25.323. Se queja por la condena al pago de la indemnización del art. 80 de la LCT y a la entrega del certificado de trabajo.

    Sólo con el fin de adecuar el tratamiento de las cuestiones planteadas a un método expositivo que posibilite un lógico desarrollo argumental, estimo conveniente analizar, en primer término los agravios de la recurrente en el orden que he de exponer.

    Se queja la demandada porque la magistrada de grado no declaró prescripta la acción respecto a la totalidad de los conceptos reclamados en la demanda e insiste en remarcar que el actor fue despedido en “mayo de 2012” mientras que la demandada fue interpuesta “n mayo de 2015”, es decir, según expone, con posterioridad a los dos años que establece el art. 256 de la L.C.T. (ver fs. 169vta).

    A mi juicio, la critica que deduce la accionada resulta infundada, apartada de las constancias de la causa y, en particular, de los argumentos que expuso la “a quo” para concluir que únicamente se encuentran alcanzadas por la Fecha de firma: 30/05/2019

    A.ta en sistema: 31/05/2019

    Firmado por: M.A.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: MARINA EDITH PISACCO, SECRETARIA INTERINA

    Firmado por: G.C., JUEZ DE CAMARA

    prescripción la acción por las diferencias salariales que habría devengado el actor con anterioridad al 18/03/2013.

    En efecto, la recurrente no cuestiona en esta instancia que: a)

    la extinción del vínculo laboral se produjo el 1/6/2012, b) que la acción fue interpuesta el 19/3/2015 (ver cargo de fs. 20vta) y no en mayo de 2015 cómo insiste en la queja; c) que con 18/6/2012 el actor intimó fehacientemente a la demandada para que abonara las indemnizaciones derivadas del despido y las diferencias salariales pretendidas mediante el telegrama obrante a fs.10, d) que tal interpelación surtió los efectos previstos en el art.

    3986 del Código Civil de V.S., por lo que suspendió el plazo prescriptivo por un año (ver fs. 164vta/165 considerando I).

    De ese modo, coincido con la magistrada de grado que, al momento en que se interpuso la demanda (19/3/2015), la acción entablada no había sido alcanzada por la prescripción liberatoria respecto de los rubros que resultaban exigibles a partir del despido y de la constitución en mora efectuada con relación a la obligación impuesta por el art.80 de la L.C.T..

    En lo atinente a las diferencias salariales reclamadas en la demanda, la magistrada de grado argumentó que “en atención a “la fecha de interposición de la demanda (19/3/2015), así como las fechas a partir de la cual resultaban exigibles cada uno de los créditos salariales reclamados (esto es, al vencimiento de los plazos dispuestos por el art.126 de la L.C.T.) y descontando el plazo de un año que debe considerarse suspendido el curso de la prescripción en virtud de la intimación fehaciente cursada por el trabajador con fecha 18/6/2012 (conf. art. 3986 Código Civil anterior)”

    sólo se encuentran alcanzadas por los efectos de la prescripción las diferencias salariales reclamadas con anterioridad al 18/3/2012 (conf.art.256 L.C.T.).

    Como antes señalé, los fundamentos centrales del fallo atacado, conforme lo dispone el art. 116 de la LO, no fueron objeto de una crítica concreta y razonada por parte de la demandada quien en forma dogmática , a partir de un cálculo matemático simple que no sólo prescinde de los efectos que le otorgó la “a quo” a la interpelación que cursó el trabajador el 18/6/2012 sino que se apoya en una fecha de interposición de la acción que no se condice con la que surge del cargo inserto a fs. 20vta,

    se limita a sostener que como transcurrió un plazo superior a dos años desde el despido hasta la fecha en que fue interpuesta la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR