Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I, 20 de Mayo de 2019, expediente CNT 074160/2014/CA001

Fecha de Resolución20 de Mayo de 2019
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO

SALA I

SENTENCIA DEFINITIVA NRO. 93585 CAUSA NRO. 74160/14

AUTOS: “GONZALEZ, ALEJANDRO OSCAR C/ GALENO ART SA S/

ACCIDENTE LEY ESPECIAL”

JUZGADO NRO. 26 SALA I

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los 20 días del mes de mayo de 2.019, reunida la Sala Primera de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, para dictar sentencia en la causa del epígrafe, y de acuerdo al correspondiente sorteo, se procede a votar en el siguiente orden:

La Dra. M.C.H. dijo:

  1. Contra la sentencia de fs.205/207 apela la parte demandada a fs. 210/212 y vta. La expresión de agravios respectiva mereció la réplica de su contraria a fs. 214/217.

    De su lado, la representación letrada de la parte actora y la perito médica apelan sus honorarios por considerarlos bajos.

  2. La Sr. Juez a-quo hizo lugar al reclamo formulado por el Sr. G. contra Galeno ART S.A., según las previsiones de la ley 24.557 y las mejoras introducidas por la ley 26.773. Para así decidir, el sentenciante tuvo en cuenta que el peritaje médico determinó que el actor era portador de una incapacidad psicofísica parcial y permanente del 14,25% de la total obrera.

  3. El actor relató en su demanda que comenzó a prestar servicios para S. S.A. el 01/10/2003 y que se desempeñaba en la categoría laboral de “embocador de cueros” (fs. 7 vta.).

    Asimismo, señaló que el día 22/05/2014, se encontraba en su lugar de trabajo y la máquina de dividir que estaba utilizando “le dio un tirón” en el hombro derecho, lo que le provocó rotura del manguito rotador y tendinosis. Luego, refiere que fue atendido por cuenta y orden de la accionada en la clínica IMA hasta el 13/06/2014,

    fecha en la que le otorgaron el alta médica (fs. 7 vta. y 8).

  4. La demandada se agravia por la incapacidad psicológica otorgada por el Juez de primera instancia. En este sentido, la recurrente sostiene que la perito médica no estableció adecuadamente el nexo de causalidad entre la patología psíquica determinada Fecha de firma: 20/05/2019

    Firmado por: G.A.V., JUEZA DE CAMARA

    Firmado por: M.C.H., JUEZA DE CAMARA

    Firmado por: C.P., JUEZ DE CAMARA (SUBROGANTE)

    y el accidente sufrido por el actor y que no utilizó el baremo de ley para establecer la minusvalía alegada.

    Por último, cuestiona los honorarios regulados a la totalidad de los profesionales intervinientes, por considerarlos elevados.

  5. Con relación al primer agravio esgrimido por la demandada con relación a la incapacidad psicológica, observo que en la demanda el actor manifestó que “…se encuentra imposibilitado de realizar sus tareas con normalidad y desempeñándose plenamente, además del omnipresente dolor; afectándose su motricidad, viéndose coartada su vida cotidiana, disminuido en su capacidad no sólo laboral sino física. Por lo expuesto, el actor presenta una incapacidad física del 20% de la T.O. , y un 10% de incapacidad psicológica…” (fs. 14 y vta.).

    En este sentido, destaco que el Sr. G. en su demanda tan sólo se limitó a expresar que posee un 10% de daño psicológico sin realizar más consideraciones que las expuestas precedentemente. En este sentido, considero que la incapacidad psíquica no fue eficazmente reclamada y ello obsta su procedencia (art. 65

    LO). Ello es así porque el trabajador no logra establecer, con certeza, que la mera invocación de la presencia de incapacidad psíquica pueda vincularse causalmente con el evento lesivo sufrido, que no acarreó consecuencias físicas. Para poder viabilizar una solución diferente a la que propicio, se debió describir pormenorizadamente cómo el accidente actuó en el cuadro psicológico que genéricamente enuncia. En tales condiciones, existe un obstáculo formal insalvable para la procedencia de la pretensión.

    Sabido es que la demanda debe explicar mediante un discurso técnico jurídico autosuficiente los presupuestos de hecho de procedencia de las pretensiones que en el a se articulan. La genérica atribución de una incapacidad del 10% de la TO, sin mayores elementos, dista notoriamente de cumplir con las reglas preestablecidas.

    Sin perjuicio de ello, observo que la perito médica en el informe médico de fs. 138/145 señaló que el actor padecía: “una incapacidad psíquica del 9% por Trastorno Adaptativo Mixto, con ansiedad y estado de ánimo depresivo de tipo crónico de grado leve según baremos de los Dres. C. y S. conforme P. realizada por la Lic. J.S. M.N. 61.380” (fs. 41).

    El mencionado informe fue impugnado por la demandada a fs. 187 porque según su postulación no se demostró el nexo causal entre la patología señalada y el accidente de autos. Dicha impugnación mereció la réplica de la experta, quien a fs. 190

    expresó “[t]ratándose en este terreno de la particularidad de cada sujeto, cabe señalar que no hay manera de evidenciar previamente cuál sería el impacto del suceso en la mente del lesionado, obviamente conforme el psicodiagnóstico el evento de autos tuvo para el damnificado la suficiente entidad como para producirle daño psíquico.”

    Fecha de firma: 20/05/2019

    Firmado por: G.A.V., JUEZA DE CAMARA

    Firmado por: M.C.H., JUEZA DE CAMARA

    Firmado por: C.P., JUEZ DE CAMARA (SUBROGANTE)

    Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO

    SALA I

    Luego de examinadas las constancias de la causa, este Tribunal intimó a la experta -como medida para mejor proveer- a los efectos de que ponderara las afecciones psíquicas del actor de acuerdo al baremo previsto en el decreto 659/96 (fs. 225).

    En este sentido, la profesional de la salud ratificó la incapacidad psíquica en un 9% por Trastorno Adaptativo Mixto, con ansiedad y estado de ánimo depresivo de tipo crónico de grado leve -según baremos de los Dres. C. y S.- al que homologó

    a una reacción vivencial anormal neurótica con manifestación depresiva y ansiosa grado leve (v. fs. 226/227).

    Observo que no es ocioso remarcar que el art. 9º de la ley 26.773 dispone que los Tribunales deben ajustar sus decisiones al baremo del decreto 659/96, es decir, a la Tabla de Evaluación de Incapacidades prevista como Anexo I del mencionado texto normativo y sus modificatorias. Esta previsión legal conlleva la valoración de la disminución de la capacidad (minusvalías) que puede provocar cada lesión o dolencia en el marco de los rangos porcentuales que se fijan para las alteraciones que pueden afectar los distintos órganos y partes del cuerpo. En este punto, es evidente que el diagnóstico por incapacidad psicológica establecido en el peritaje de fs. 138/145 no se ajustó a la normativa citada.

    Y, como adelanté, al contestar la medida para mejor proveer dictada, la experta señaló que el cuadro que presenta el accionante se trata de una reacción...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR