Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo , 24 de Agosto de 2011, expediente 2.778/08

Fecha de Resolución:24 de Agosto de 2011

E.. Nº 2.778/08

SENTENCIA Nº 92.694 CAUSA Nº 2.778/08 “GOMEZ, LAURA

MELISA C/ LIMPIOLUX SA S/ ACCIDENTE- ACCION CIVIL” JUZGADO Nº

En la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina,

a 24/8/11, reunidos en la Sala de Acuerdos los señores miembros integrantes de este Tribunal, a fin de considerar los recursos deducidos contra la sentencia apelada, se procede a oír las opiniones de los presentes en el orden de sorteo practicado al efecto, resultando así la siguiente exposición de fundamentos y votación.

La D.C. dijo:

Contra la sentencia de primera instancia, que hizo lugar parcialmente a la demanda, se alzan ambas partes mediante los memoriales de fs. 439/445, fs. 447/448

y fs. 449/451, con réplica a fs. 465/466, fs. 468 y fs. 469/470.

La perito contadora a fs. 437 y el letrado de la actora, a fs.

452, apelan sus honorarios por reducidos.

La aseguradora se queja porque se la condena en forma solidaria cuando el hecho, objeto del reclamo,

deriva de una conducta imputable al empleador, de tipo dolosa y ajena a la naturaleza del trabajo. También apela la imposición de costas, y la regulación de honorarios, por elevada.

La demandada, por su parte, se agravia porque la sentenciante, con la declaración testimonial de dos testigos, tiene por acreditado el acoso denunciado por la trabajadora; porque se la condena a pagar diferencias salariales, horas extras, daño moral y gastos por tratamiento psiquiátrico.

La actora se queja, por la cuantificación del daño moral, y porque se rechaza la indemnización del artículo 178 de la LCT.

Para un mejor orden expositivo,

analizaré en primer lugar la queja deducida por Limpiolux SA y dado los argumentos expuestos por la recurrente en sus agravios,

transcribiré el primer despacho telegráfico remitido por la actora a su empleadora.

La accionante envía la c.d. nº

84326448 8 del 18.5.07, que textualmente dice: “Intimo a uds.

para que en el plazo de 48 hs. de recibida la presente, me abonen la suma de $ 4.687,04, en concepto de horas extras, las cuales fueron laboradas desde mi ingreso a la empresa hasta la fecha y nunca fueron abonadas por ustedes, pese a mis reclamos hechos. Asimismo, intimo a uds. mismo plazo, tomen las medidas necesarias y cesen de inmediato las persecuciones, acosos laborales y psicológicos llevado a cabo en mi contra por mis 1

Expte. Nº 2.778/08

supervisores M.A. y J.R., quienes me presionan laboral y psicológicamente, engañan y mienten para perjudicarme,

y el Sr. Rojas me acosa sexualmente de manera continua y dado que no consigue su objetivo me maltrata verbal y psicológicamente, haciendo muy difícil el normal desarrollo de mis tareas laborales. Llegando inclusive a modificar mi horario de trabajo, cuando hasta la fecha mantuve el anterior de 13 a 21

hs., designándome un nuevo horario a cumplir desde las 22 a 6

hs., todo ello bajo apercibimiento de accionar civil y penalmente a que dichas conductas dieran lugar. En otro orden de cosas le notifico fehacientemente que me encuentro embarazada de dos meses y medio; esta novedad ya fue dada al Sr. J.R. (supervisor) con el fin de que se abstuviera a cambiarme el horario de trabajo y tuviera en cuenta mi nuevo estado y la necesidad que me conlleva de tener un descanso nocturno acorde,

haciendo éste caso omiso a mi petición. Así las cosas, lo notifico fehacientemente embarazo, debido a las horas nocturnas de trabajo. En otro orden de cosas, y toda vez que le entregué

en tiempo y forma los certificados médicos donde constan que fui autorizada a NO CONCURRIR A MIS TAREAS DIARIAS los días 27, 28 y 29 de abril de 2007, intimo a ud. se abstenga de realizarme los descuentos manifestados, toda vez que dichas inasistencias se encuentran debidamente justificadas, mismo plazo absténgase de proceder de igual manera con la falta justificada por prescripción médica del día 17 de mayo de 2007. Ante el silencio, evasivas o negativas a mi clara petición me consideraré agraviada, injuriada y despedida por su exclusiva culpa, todo ello bajo apercibimiento de iniciar las acciones legales correspondientes…”.

La juez de grado hace lugar a la demanda, pues entiende que el trato persecutorio denunciado en el inicio se encuentra acreditado por las constancias de autos.

Antes de analizar la prueba colectada en estos actuados, debo recordar que la finalidad del derecho del trabajo consiste en procurar el respeto por la dignidad del hombre que trabaja, que facilite el ejercicio de su actividad,

con respeto hacia su persona.

Sobre esta base, cabe reflexionar que el art. 14 bis de nuestra carta M. prescribe expresamente que el trabajo en sus diversas formas gozará de la protección de las leyes, las que asegurarán al trabajador, entre otros derechos,

condiciones dignas y equitativas de labor. Las condiciones dignas se refieren tanto al ámbito en el que el trabajador se desempeña, como a las condiciones de seguridad y salubridad en la tarea.

Las normas internacionales proporcionan un catálogo de lo que el Estado debe exigir y controlar en los empleadores, a través del poder de policía. Es así que, el derecho internacional del trabajo surge con una doble finalidad: por un lado, tiende a regular la competencia tanto nacional como internacional, y por otro lado, procura salvaguardar la dignidad humana del trabajador.

E.. Nº 2.778/08

Cabe recordar que, como acoso en el lugar de trabajo hay que entender cualquier manifestación de una conducta abusiva y, especialmente, los comportamientos,

palabras, actos, gestos y escritos que puedan atentar contra la personalidad, la dignidad o la integridad física o psíquica de cualquier...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba