Sentencia Definitiva de SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA, 22 de Diciembre de 2010, expediente L 99436

Presidentede Lázzari-Pettigiani-Hitters-Soria
Fecha de Resolución22 de Diciembre de 2010
EmisorSUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA

A C U E R D O

En la ciudad de La Plata, a 22 de diciembre de 2010, habiéndose establecido, de conformidad con lo dispuesto en el Acuerdo 2078, que deberá observarse el siguiente orden de votación: doctoresde Lázzari, P., Hitters, S., se reúnen los señores jueces de la Suprema Corte de Justicia en acuerdo ordinario para pronunciar sentencia definitiva en la causa L. 99.436, "G., H.S. contra Consorcio de Propietarios España 262. Despido".

A N T E C E D E N T E S

El Tribunal del Trabajo Nº 1 de Lomas de Z. hizo lugar en forma parcial a la acción entablada, imponiendo las costas del modo como especifica.

La actora dedujo recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley.

Dictada la providencia de autos y hallándose la causa en estado de pronunciar sentencia, la Suprema Corte decidió plantear y votar la siguiente

C U E S T I Ó N

¿Es fundado el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley?

V O T A C I Ó N

A la cuestión planteada, el señor Juez doctor de L. dijo:

  1. El tribunal de origen admitió la demanda promovida por H.S.G. contra el Consorcio de Propietarios del Edificio sito en España 262 de la localidad de Lomas de Zamora con relación a los rubros del art. 80 de la Ley de Contrato de Trabajo (texto conf. ley 25.345), ropa de trabajo y diferencia en el adicional por recolección de residuos. En cambio, rechazó las indemnizaciones por antigüedad, sustitutiva de preaviso e integración del mes de despido, diferencias salariales y por vacaciones del 2003, vacaciones proporcionales del 2004, días de suspensión, diferencias de sueldo anual complementario del 2002, sueldo anual complementario del segundo semestre de 2003, y pretensiones sustentadas en las leyes 25.323, 25.345 y 25.561.

    Resolvió de ese modo porque juzgó que el despido indirecto en que se colocó el trabajador resultó extemporáneo, intempestivo, arbitrario y reñido con los principios de buena fe, continuidad y subsistencia del contrato de trabajo (arts. 10, 63 y 242, L.C.T.).

  2. Contra la decisión de grado embate la legitimada activa interponiendo recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley, en el que denuncia absurdo en la valoración de las pruebas y violación de los arts. 44 inc. d) y 47 de la ley 11.653; 375, 394 y 439 del Código Procesal Civil y Comercial; 1, 7, 8, 9, 12, 13, 14, 63, 242 y 243 de la Ley de Contrato de Trabajo; 14 bis, 17, 18 y 19 de la Constitución nacional; y de la doctrina legal que cita (v. fs. 246 vta., 249 vta./250, 252/vta. y 255/vta.).

    En sustancia, el interesado se dirige a desvirtuar las conclusiones a las que arribó ela quoen cuanto -sostiene- constituyen fruto de una desacertada evaluación de los hechos y pruebas de la causa, contribuyendo al dictado de una sentencia que -según afirma- resulta absurda en la medida que se estructura sobre esa defectuosa base.

    Concretamente, ensaya los siguientes cuestionamientos:

    1. En primer lugar, manifiesta que el tribunal de la instancia de grado omitió tratar el reclamo por suspensiones, pues -asegura- "ni las recepta, ni las desestima, simplemente las ignora" (v. recurso, fs. 246).

    2. Seguidamente, se ocupa de restarle eficacia probatoria a los dichos de la testigo de la Rosa con apoyo en los cuales el tribunal tuvo por acreditado que el actor realizaba tareas en el edificio de la calle España 255 en el horario de trabajo en que debía prestarlas para la demandada.

      Lo hace por un doble orden de razones. Por un lado, apunta que el sentenciante se limita a calificar de contundentes sus manifestaciones, soslayando precisar los términos de la declaración. Por otra parte, alega que a la mencionada testigo la comprenden las generales de la ley por su carácter de cónyuge de un consorcista, lo que denota que su exposición está teñida de interés en lo que concierne a la suerte del pleito, circunstancia esta que -enfatiza- no fue consignada en el acta de la audiencia de vista de la causa.

    3. Luego sostiene que, sin desconocer que el convenio colectivo aplicable autorizaba al actor a trabajar en jornada de ocho horas, el tribunal de grado concluye que a aquél le resultaba económicamente más beneficioso prestar servicios en dos edificios en jornada reducida antes que hacerlo en forma exclusiva para la accionada en el horario requerido.

      Afirma que se arriba a tal absurda definición por conducto de una errónea ponderación de la prueba...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba