El Gobierno volvió a reducir el costo para financiarse en el mercado interno

 
EXTRACTO GRATUITO

El Gobierno avanzó ayer en su objetivo de reducir el costo al que puede financiarse en el mercado local, plaza de la que espera obtener cerca del 60% de los recursos que necesita para cerrar sus cuentas del año en curso (con los niveles de gasto y déficit fiscal proyectados). Al reabrir la colocación entre inversores de tres bonos en pesos a 5, 7 y 10 años (emitidos originalmente en octubre pasado), obtuvo tasas efectivas de emisión que significan recortes del 1,8 al 3,1% respecto de entonces.

El abaratamiento fue un objetivo deliberado del Ministerio de Finanzas, según surge de los datos de la subasta. Pese a la merma registrada en la demanda total (recibió ofertas por $ 30.600 millones, cuando a mediados de octubre, sólo por los bonos a 7 y 10 años, había recibido pedidos de compra por $ 90.300 millones), priorizó los precios de colocación para indicarle al mercado que confía en una progresiva reducción de tasas que vaya de la mano del retroceso que aguarda para la inflación, especialmente de mayo en adelante.

Además, mostró que no está urgido por los recursos: tenía permitido buscar hasta $ 42.000 millones, pero se contentó con tomar poco menos de $ 23.600 millones, pese a la magnitud que mantiene el rojo fiscal, tal vez porque los ingresos impositivos asociados al blanqueo que espera le permiten ser más selectivo. "Fue una muy buena colocación, con tasas de corte que, incluso, estuvieron levemente por debajo del rendimiento que esos mismos bonos tienen en el mercado", evaluó el economista Eric Ritondale, de la consultora Econviews.

El analista aludió a las tasas de corte del 15,09%, 14,16% y 13,66% que logró para los Bontes 2021, 2023 y 2026, respectivamente, en comparación a los rendimientos del 15,72%, 14,36% y 14,08% que tenían esos mismos títulos en el mercado secundario, al comenzar la jornada. A su vez, cabe recordar que en octubre pasado, cuando los titulos fueron originalmente emitidos, se habían vendido a precios que suponían tasas del 18,20%, 16% y 15,50%, para cada plazo siguiendo el mismo orden.

Para Ritondale, la nueva baja en las tasas fue posible "por las apuestas que siguen llegando de fondos del exterior a la apreciación del peso". Refiere al denominado "carry trade", en la jerga financiera, que describe a los que se desprenden de divisas para apostar por inversiones en pesos y ganar por el diferencial de tasas, siempre que el tipo de cambio se mantenga estable.

"Lo que la baja de tasas confirma es que los inversores...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA