El Gobierno recibió la sentencia en silencio, pero con alivio

Aunque ningún funcionario habló en público del tema, el gobierno de Cristina Kirchner tomó ayer con alivio la absolución del senador Carlos Menem en la causa armas: el ex presidente es desde 2009 un aliado estratégico del kirchnerismo en el Senado y, si esa sentencia queda firme, el Frente para la Victoria (FPV) se ahorrará el compromiso de tener que resolver un pedido de desafuero contra el riojano.Una hipotética condena hubiera dejado a Menem a tiro de un pedido judicial para que se le quiten los fueros y así cumpliera la pena. Y Menem ya no es más el adversario simbólico de la Casa Rosada, pese a que ésta condene la políticas neoliberales de los años 90, impulsadas por el ex presidente."Hoy Menem es un aliado del Gobierno. Nadie hablará, pero la sensación en el Gobierno es de alivio", señalaban ayer fuentes de la Casa Rosada.Desde diciembre de 2009, después de la derrota del FPV en las elecciones legislativas de ese año, Menem cerró filas con el kirchnerismo. Impidió así que se formara una mayoría opositora en la Cámara alta y que se sancionaran leyes no deseadas por la gestión de la Presidenta.Los números en el Senado estaban muy ajustados. Menem, en general con ausencias, inclinó la balanza en favor de Cristina Kirchner.El acuerdo lo cerró entonces el ex presidente Néstor Kirchner por medio del jefe del Gabinete, Aníbal Fernández, intendente menemista de Quilmes en los años 90: Menem garantizaba número para el Gobierno; los Kirchner le allanarían, a través del gobernador Luis Beder Herrera, amigo de ambas partes, su reelección en La Rioja como senador por la minoría y su continuidad en la banca hasta 2017.En virtud de ello, Menem podría preservar sus fueros parlamentarios y la inmunidad ante una condena. De hecho, el ex presidente se presentará el 23 de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba