Gobierno, personalidades e instituciones de la Argentina durante el período de la Shoá (1933-1945)

Autor:José R. Sanchís Muñoz
Páginas:27-58
 
EXTRACTO GRATUITO
Gobierno, personalidades e instituciones
de la Argentina durante el período de la
Shoá (1933-1945)
José R. Sanchís Muñoz
Este trabajo se propone referirse a expresiones de política in-
terna e internacional del país, así como a personalidades públicas
argentinas, e instituciones de diverso carácter, y sus concepciones
y participación en las políticas de la época, con especial referencia a
su posición ante la creciente ola nazi-fascista que fue extendiéndose
por el territorio europeo, desde el decenio del ’20 en que el fascismo
se consolidó en el poder en Italia y especialmente a partir de que el
nacionalsocialismo, liderado por Adolfo Hitler, toma el poder en
Alemania en 1933.1
La sociedad argentina, como todas las poblaciones del mundo
occidental sintió el peso de las ideologías (democracia, comunismo,
nazi-fascismo) que se disputaban el predominio, no sólo en la esce-
na internacional sino en el interior de cada país.
La población de la República vivía inmersa en sus propias cir-
cunstancias políticas (régimen constitucional, afectado sin embargo
en muchos casos por la práctica del fraude electoral, con razonable
vigencia de libertades públicas), pero también reaccionaba ante estí-
mulos externos, que iban modelando la posición de los ciudadanos:
1 Por la dimensión de los temas que trata este artículo , debo limitarme a intenta r
un res umen comprehensivo, incluyendo datos conocidos, pero que sin duda
otras fuente s enfocan más detal ladamente.
J R. S M
28
el avance de los totalitarismos, la guerra civil española, el ejemplo
del New Deal, así como factores internos como sus propias tradi-
ciones políticas, la evolución social y otros.
Panorama político argentino
El gobierno nacional era ejercido desde 1932 por la coalición
política denominada “Concordancia” integrada por la Unión Cívica
Radical Anti-Personalista (opositora al yrigoyenismo) y el Partido
Demócrata Nacional (o Conservador), con algunos socios menores.
Surgidos de la Concordancia fueron los presidentes Agustín P.
Justo (1932-1938) y Roberto M. Ortiz (1938-1940), siendo sucedi-
do este último, por enfermedad, por su vicepresidente, Ramón S.
Castillo (1940-1943).
El gobierno argentino de la época, tanto en su rama ejecutiva
como en el Congreso, mostró preocupación por las actividades de
propaganda –y de espionaje– nazi y se adoptaron algunas medidas
acerca de ellas.
Así, el Poder Ejecutivo, en mayo de 1939, dispuso la disolu-
ción del Partido Nacional Socialista Alemán de la Argentina y del
Frente de Trabajo Alemán. El partido había organizado en 1937 el
Congreso de Alemanes en el Exterior. Buscando eludir los alcances
de las medidas, el Partido continuó actuando bajo el nombre de
Federación de Círculos Alemanes de Benecencia y Cultura (64000
aliados en 1940) y el Frente, bajo el de Unión Alemana de Gre-
mios (12000 miembros). También cambiaron sus denominaciones
las Juventudes Hitleristas del país y la Asociación de Maestros Na-
cionalsocialistas alemanes.
Las actividades de estos grupos eran importantes en el ámbito
de la colonia alemana, pero con poca repercusión en ambientes ar-
gentinos.
También se tomaron algunas medidas legislativas como el dec.
4017- 470 de 1938 referido al funcionamiento de colegios extran-
jeros, donde prohíbe la propaganda de “ideologías políticas o ra-
ciales” e inculcar a los niños “creencias contrarias a los principios
esenciales y a los preceptos de la Constitución”.
Gobierno, personalidades e instituciones de la Argentina durante la Shoá 29
En la Cámara de Diputados, en mayo de 1938, se presentó un
proyecto por el diputado socialista, Dickmann para investigar acti-
vidades “ilícitas” de entidades extranjeras. A éste le siguió otro de los
representantes radicales Damonte Taborda, Pinto Araujo y Anastasi
que postulaba que se investigasen las actividades pro-nazis en el país.
En junio de 1939 se conoció el despacho de la Comisión de
Asuntos Constitucionales que indicó que investigaría todas las acti-
vidades “anti-argentinas”.
El Ejecutivo también expulsó en junio de 1939 a varios alema-
nes como agentes de la Gestapo y posteriormente al presidente del
Partido (y Federación).
La Argentina en la Sociedad de las Naciones
La Argentina se mostraba activa, a nes de los años ’30, en la
Sociedad de las Naciones (S.D.N.) en Ginebra, donde había acom-
pañado a la mayoría de los países en su censura al militarismo japo-
nés, por su agresión a China.
Resulta de interés señalar que los gobernantes argentinos de esa
época habían hecho de la S.D.N. el eje de su diplomacia, basan-
do ésta en su universalismo y europeísmo, en contraposición a los
compromisos pan-americanistas, admitidos mucho más reticente-
mente. La Argentina, como miembro conspicuo de la comunidad
internacional, y de su órgano político, la S.D.N., había tenido opor-
tunidad de denir, en ese ámbito internacional, su posición frente a
los prolegómenos de la Segunda Guerra Mundial.
Así, en ocasión de la agresión italiana a Etiopía, entonces (1935)
llamada Abisinia, y de las subsiguientes sanciones aplicadas por la
S.D.N. a Italia (incluso el embargo de armas), la República Argen-
tina adhirió por decreto a las medidas. Italia protestó por ello, y el
gobierno nacional rechazó la protesta. Ante la comunicación italia-
na de incorporación de Etiopía a sus dominios, el gobierno formuló
las reservas que le imponían el tratamiento del tema en la S.D.N. “y
los principios de su tradición jurídica internacional”.
La Argentina también apoyó la declaración de censura a Alema-
nia por parte del Consejo de la S.D.N. (abril de 1935), por el incum-

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA