El Gobierno ordenó una baja en los subsidios para 2016

 
EXTRACTO GRATUITO

"Con (Mauricio) Macri se viene el aumento de tarifas; es inevitable, porque prepara una quita de subsidios. Conmigo hay garantía de que los subsidios seguirán, eso significa que no van a aumentar la luz, el gas ni el transporte", repite Daniel Scioli a manera de latiguillo de campaña. Tal vez sea cierto lo que plantea el candidato presidencial del oficialismo, pero hay un pequeño detalle que omite: el propio gobierno que él representa ya dispuso, para 2016, un fuerte recorte en los subsidios, sobre todo los que se destinan a la energía eléctrica y a Aerolíneas Argentinas.

En efecto, la ley de presupuesto 2016 que aprobó la mayoría oficialista en el Congreso asignará alrededor de 179.000 millones de pesos para atender la totalidad de los subsidios que reparte el Estado entre los sectores económicos privados y públicos, un 4,8 por ciento menos que las asignaciones vigentes para este año.

Así lo señala un reciente informe de la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP), que advierte sobre un fuerte recorte de las asignaciones al sector energético: el año próximo se destinarán 116.000 millones de pesos, 21.500 millones menos respecto de la partida vigente a septiembre de este año. Esto significa un recorte del 15,7%, porcentaje que seguramente se incrementará si, como se prevé, el Gobierno refuerza de aquí a fin de año la partida para estos subsidios.

La caída en las transferencias corrientes al sector energético se explica por la baja presupuestaria en distintas áreas. Por ejemplo, en el fondo fiduciario que financia el programa Hogares con Garrafa, destinado a la población de menores recursos que no tiene gas natural, recibirá 2340 millones el año próximo, un 32% menos que este año.

También se recortarán las transferencias a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (Cammesa), encargada de afrontar la compra de combustible para las centrales térmicas y los pagos a agentes acreedores del mercado eléctrico, y a Enarsa, que recibirá un 27% menos que este año. Esta compañía es la encargada de solventar la diferencia entre el precio de importación del combustible y el precio de venta de éste al mercado interno.

A diferencia de lo que sucederá con el sector energético, el transporte verá incrementado en 2016 su nivel de transferencias corrientes. Sumarán alrededor de 48.670 millones, un 24% más que lo previsto para el corriente año, indica ASAP. Este aumento está motorizado por los subsidios al transporte automotor (unos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA