El Gobierno y el kirchnerismo se enfrentan con dos modelos laborales contrapuestos

 
EXTRACTO GRATUITO

El reciente pedido en bloque de un grupo de empresarios de primera línea para que se flexibilicen las condiciones de los contratos de trabajo empujó el debate sobre la necesidad de una reforma laboral al centro del ring electoral.¿Reemplazar las indemnizaciones por un fondo de cese laboral, como planteó el Gobierno en los proyectos de ley que no despegaron en el Congreso, o aplicar un doble resarcimiento para blindar el empleo, como impulsó la oposición mediante la ley "antidespidos", vetada por Mauricio Macri en 2016? ¿Modernizar los convenios colectivos de trabajo para reducir costos laborales y logísticos en tren de ser más productivos, como lo sugirió en más de una oportunidad el Presidente, o aggiornarlos para resguardar los derechos de los trabajadores y fomentar la capacitación para las nuevas tecnologías, como propusieron sectores opositores y organismos académicos?Los retoques de los convenios colectivos fueron un atajo para la Casa Rosada ante el rechazo del Congreso a debatir los proyectos de reforma laboral que envió en 2017 y 2018. Logró así forzar algunos tratos que son hoy pioneros, como el de los petroleros en Vaca Muerta, con un acuerdo escrito que limitó hasta el derecho de huelga a cambio de la productividad en el yacimiento, y con los lecheros de Atilra, que asumieron la pérdida de beneficios salariales ante la crisis de la industria láctea. También fue novedoso lo pactado con los metalúrgicos de la UOM, que aceptaron en algún caso particular reducir de ocho a seis o a cuatro horas la jornada laboral para conservar el empleo. Todos son acuerdos sectoriales, no generales.El ministro de Producción y Trabajo, dio una pista anteayer en Córdoba sobre cuáles serían los planes oficiales. "Hay que adaptarse a las nuevas reglas y debe haber una recapacitación de los empleados y una adaptación de las formas de contratación", dijo el funcionario. Miguel Ángel Ponte, secretario de Empleo durante la gestión de Jorge Triaca, había insinuado algo similar en una conversación radial con Ernesto Tenembaum cuando dijo que "contratar y despedir debería ser natural, como comer y descomer".Sica aseguró ayer a LA NACION que no está en carpeta ninguna reforma "para este año" y que el debate se está dando en la comisión tripartita con los empresarios y las centrales obreras. Confirmó que solo se impulsaría por ahora el proyecto de blanqueo laboral, que está frenado desde hace meses en el Senado y cuyo fin es fomentar la regularización de los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA