El Gobierno impulsa la figura de los reservistas en las FF.AA.

 
EXTRACTO GRATUITO

La creación de nuevas unidades de despliegue rápido, una conducción militar más centralizada y el impulso de la figura de los reservistas, que hoy cumplen apenas un papel reducido y simbólico, son los ejes de la reforma de las Fuerzas Armadas que tiene en estudio el Gobierno.

En medio de la parálisis forzada por el operativo de búsqueda del , que postergó los ascensos y promociones en las tres fuerzas y el recambio de los jefes militares, el ministro de Defensa, , avanza en el diseño de una estructura más dinámica en el Ejército, en la Armada y en la Fuerza Aérea, que prevé la eliminación y la fusión de bases militares y el fortalecimiento de los reservistas: profesionales de distintas disciplinas en el campo civil que reciben preparación militar para sumarse al servicio activo cuando las circunstancias lo requieran.

"No es una versión renovada del servicio militar obligatorio. Será absolutamente voluntario y se buscará atraer a profesionales y técnicos, especialmente en el campo de la ingeniería, para atender mejor los desafíos de la ciberdefensa en el nuevo mapa de amenazas que hoy se plantea en el mundo", explicó a LA NACION una fuente cercana al ministro Aguad.

Los reservistas hoy existen en las Fuerzas Armadas, pero en la práctica son grupos aislados que reciben una o dos veces al mes entrenamiento militar a través de cursos que se imparten en algunas unidades. En algunos casos no es mucho más que un pasatiempo. Sin embargo, también tienen carácter de reservistas los exconscriptos, los egresados de liceos militares -entre ellos, el propio ministro Aguad- y los militares pasados a retiro o que en algún momento fueron dados de baja. Algunos reservistas, incluso, participan en los puestos de observación que trabajan en forma complementaria con el funcionamiento de los radares en el control del espacio aéreo.

Lo que evalúa el Gobierno es formar un Ejército de la Reserva, integrado por personal entrenado no permanente que se sumaría a las fuerzas regulares en caso de ser necesario.

Eso no significa que vayan a entrar en combate. "Hay que entenderlo en el nuevo esquema de las Fuerzas Armadas. Las hipótesis de conflicto son cosas del pasado, ya no tenemos problemas con Brasil ni conflictos limítrofes con Chile. El desafío es actuar en conjunto con nuestros aliados estratégicos. Ahora existen nuevas amenazas y la ciberdefensa es tan importante como el despliegue territorial y la cobertura del espacio aéreo, por eso vamos a necesitar...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA