El Gobierno minimizó el impacto de la huelga y denunció vandalismo

 
EXTRACTO GRATUITO

Con frases como "fracaso absoluto" o "paro político", que ayer llevaron adelante las centrales sindicales opositoras y contraatacó con una batería de denuncias.La Casa Rosada comenzó desde temprano a descalificar la huelga con las palabras del jefe de Gabinete,, que en una guerra de porcentajes se enfrentó al sector gremial al sostener que el 75 por ciento de los trabajadores no habían adherido al reclamo.Poco antes del mediodía llegó la primera denuncia. El ministro del Interior y Transporte, , hizo una presentación ante la justicia de Morón por vandalismo sobre las nuevas formaciones del ferrocarril Sarmiento y cargó duro contra los delegados sindicales de esa línea que responden a Rubén "Pollo" Sobrero, que se había sumado al paro. Directamente, el funcionario anunció que los quiere echar y para eso pedirá el desafuero de los representantes sindicales involucrados en su denuncia.La presidenta Cristina Kirchner se hizo eco enseguida. Por la tarde amplificó en su cuenta en Twitter la denuncia de Randazzo y habló de "atentado". Fue poco antes de llegar a la Casa Rosada, donde pasó la tarde en su despacho en reuniones tanto con el ministro de Transporte como en comunicación con el secretario de Seguridad, Sergio Berni."¿Esto lo vieron? Atentado contra los vagones 0KM del Sarmiento... Sí, los vagones nuevos que inauguramos este mes. Sí, los que costaron U$$ 1.270.000 cada uno. ¿Quién hace esto, los trabajadores? Sin palabras", escribió Cristina.Por la tarde, antes de dejar su despacho, insistió en la denuncia después de haberse reunido con Randazzo y haber visto las imágenes que muestran a un grupo de delegados tirando basura en las formaciones. Fue así como respondió la pregunta que se había hecho más temprano. "Hoy preguntaba quién hace esto en el tren Sarmiento, los trabajadores. No. Peor, los delegados gremiales de los trabajadores. Sin palabras", se quejó.Hora por hora, el gabinete fue apareciendo en público en un intento de ganar la batalla ante la opinión pública en un día que estuvo monopolizado por las repercusiones del paro. Pasado el mediodía, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, fue el encargado de hacer un balance con las cifras que le habían dado las...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA