Un gobierno aferrado a una ilusión: Cristina no se baja

 
EXTRACTO GRATUITO

Tras una semana en la cual los números de la economía no acompañaron al gobierno de , altos funcionarios buscan llevar tranquilidad frente al escenario electoral: "Solo somos Cristina y nosotros. El resto no existe". La frase se escucha como una verdad revelada en despachos de la Casa Rosada, aunque no es más que una expresión de deseos o una ilusión.Hombres cercanos al Presidente se niegan por ahora a considerar una advertencia que muchos analistas les hacen llegar y que un díscolo del radicalismo, como Federico Storani, se encargó de explicitar con claridad: " puede darle jaque mate a Macri sin siquiera mover sus piezas". Aludía a un hipotético renunciamiento histórico de la exjefa de Estado a ser candidata presidencial, para abrir paso a un postulante del peronismo no kirchnerista, que contaría con más probabilidades de derrotar al primer mandatario en un eventual ballottage. Aunque admiten que la viuda de Kirchner se ha convertido en impredecible, en el Gobierno descreen de esa alternativa y desacreditan las encuestas según las cuales un o un se impondrían a Macri en una segunda vuelta electoral.En el corazón del macrismo se ve a Lavagna como "un mero experimento del círculo rojo", que acabará diluyéndose y no terminará de arrancar. No creen, por lo tanto, que pueda romper la polarización entre Macri y Cristina Kirchner, a la que funcionarios de la Casa Rosada se aferran, aunque aclaren que no impulsan.De acuerdo con la última encuesta de Query Argentina, que dirige Gustavo Marangoni, concluida el 8 de marzo, Lavagna tiene una imagen positiva del 24% y una percepción negativa del 20%. Lo notable es su elevado nivel de desconocimiento por la población: el 25% indicó que no sabía responder y otro 31% señaló que no lo conocía. Aun así, ningún funcionario macrista debería perder de vista que, pese a su alto desconocimiento, mayúsculo en el segmento más joven del electorado, Lavagna supera en intención de voto a Macri ante un hipotético escenario de ballottage: según Query, le gana por apenas el 35,2% contra el 34,4%, con un nivel de indecisos del 30,4%.La mayor debilidad de Macri no pasa por sus rivales, sino por los resultados de su gestión, que alcanza niveles de rechazo de alrededor de dos tercios del electorado. Esta mala imagen reconoce causas más recientes, como la fuerte caída del consumo, y otras asociadas a errores de comunicación del Gobierno y a la construcción de expectativas que se vieron defraudadas. El más recordado...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA