El Gobierno admite que la inflación superará el 25% que propuso como pauta

 
EXTRACTO GRATUITO

Después de anudar un trato con los fondos buitre y salir del default, el Gobierno intentará ahora escenificar que lo peor ya pasó. Anhela la llegada de inversiones que generen empleo, reactivar cuanto antes el músculo productivo y domar la inflación. En esta nueva etapa, hubo un giro en la hoja de ruta inicial en lo relativo a las paritarias: se abandonó la idea original de una pauta entre el 20 y el 25%, como había insinuado el presidente Mauricio Macri en su viaje a Davos, a fines de enero.

El plan se estrelló contra las estadísticas. En el primer trimestre del año, la inflación rozó el 12%, según la Dirección de Estadística de la ciudad de Buenos Aires, la referencia que toma la Casa Rosada hasta reordenar el Indec. Antes, en silencio y en estricta reserva, los funcionarios reconocían que era imposible que pudieran cerrarse paritarias por las cifras que habían propuesto a comienzos de año. Actualmente, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, dio certezas de que las proyecciones presidenciales quedaron atrás y admitió pactos salariales entre el 28 y el 32%.

Triaca apuró dos medidas que demuestran el interés de escenificar una gestión activa. Convocó al Consejo del Salario para la segunda semana de mayo, cuando durante los últimos años se reunía entre agosto y septiembre. En su llamado, anticipó curiosamente lo que debería ser parte de una negociación entre empresarios y sindicalistas: que el salario mínimo, que hoy es de $ 6060, tendrá una suba "cercana al 30%".

También se apresuró en divulgar que se elevaría el subsidio al desempleo, congelado en $ 400 desde 2006. A contramano de la gestión kirchnerista, Triaca priorizó subir el seguro de desempleo antes que destinar más fondos a los subsidios de recuperación productiva (Repro), que, a pesar de las contingencias de las empresas, significa una apuesta a conservar el vínculo laboral y mantener al trabajador dentro del mercado.

Con la paritaria docente, en febrero, el Gobierno mostró por primera vez la guardia baja. En su rol de empleador, acordó con los gremios de alcance nacional una suba de 32%, sin contar los montos no remunerativos. Si se los incluyera, el aumento rozaría el 40%. El resto de los sectores tomó nota.

En las negociaciones del ámbito privado, el curso de las paritarias continúa por un camino sinuoso, sin visos de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA